Joaquín «El Chapo» Guzmán

Biografía de Joaquín "El Chapo" Guzmán
Dominio público en los Estados Unidos

Biografía de Joaquín «El Chapo» Guzmán

Joaquín «El Chapo» Guzmán Loera (4 de abril de 1957), narcotraficante y jefe del cartel de Sinaloa. Nació en una pequeña vereda, La Tuna, Badiraguato, de la Sierra de Sinaloa. Desde chico fue definido con una personalidad audaz, temeraria y de fuerte coraje. La infancia de Guzmán se desarrolló dentro de la pobreza, su padre un hombre abusivo y violento que estuvo en el tráfico de drogas. Guzmán fue echado de su casa familiar. Sin notable educación, eventualmente siguió el camino de su padre, se convirtió en cultivador de marihuana, de la que ganaba pequeñas cantidades de dinero.

Para 1977, Guzmán había adquirido buena experiencia y demostró su valor y destreza en el negocio de los narcóticos. Así que, se alió con un hombre importante en el negocio y comenzó a trabajar con un joven distribuidor de nombre Héctor Luis Palma Salazar. Guzmán, controló el movimiento de drogas desde Sinaloa, zona que conocía como la palma de su mano, además de ser una zona crucial para el tráfico de drogas en el extremo occidental de México, porque los narcóticos fluían fácilmente hacia el norte, hacia las ciudades costeras y a los Estados Unidos.

A los 20 años de edad, Joaquín ostentaba el seudónimo de “El Chapo», en ese momento, era el supervisor de la logística de otro capo de la droga, Miguel Ángel Félix Gallardo, fundador del cartel de Guadalajara. Guzmán tenía un perfil bajo, su jefe fue detenido debido al asesinato de un agente de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos en 1985, a partir de ahí, se hizo cargo por un tiempo del cartel, el tráfico de marihuana y amapola despegó abismalmente, rápidamente afloró como uno de los nuevos perfiles del mundo de la droga en México. A esta edad ya había tenido algunos de los nueves hijos que tiene ahora, era un hombre mujeriego, las mujeres representaban una adquisición.

Por su gran habilidad y además fidelidad, se le fue heredado, junto con el Mayo Zambada, la zona de Sinaloa y Nayarith. Al tiempo, Joaquín «El Chapo» Guzmán organizó su propio cartel, conocido como Sinaloa, en 1989. Tan solo un año después, Guzmán era uno de los hombres más buscados por la DEA y el FBI y era estimado uno de los narcotraficantes más poderosos y peligrosos de México. Defendió férreamente su negocio, su territorio y sus cargas. Por ello, emprendió una historia de confrontaciones con demás carteles.  Su primer conflicto se dio con el narco Arellano Félix, por el asesinato de su compadre, realizó una serie de hechos violentos, tales como: un atentado en una discoteca de Puerto Vallarta, la explosión de un carro-bomba en Guadalajara y a causa de un tiroteo protagonizado por su cartel, en el aeropuerto de Guadalajara muere el cardenal Juan Jesús Posadas por una bala perdida.

A medida que el poder de los cárteles colombianos de Medellín y Cali comenzó a decaer; Sinaloa empezó a surgir, fue una de las organizaciones mexicanas que ocupó los vacíos de estos históricos carteles. El cartel de Sinaloa, tomó el mando del nutrido tráfico de cocaína que se extendió desde Sudamérica hasta los Estados Unidos. Guzmán se mostró ingenioso, estableció métodos para contrabandear bastante creativos. Por ejemplo, mando a construir unos túneles extensos y profundos con aire acondicionado que ocuparon la frontera mexicano-estadounidense. Otro método consistía en esconder polvo de cocaína dentro de extintores y latas que fueron rotuladas como pimientos de Chile.

La ambición de este hombre, lo llevó a traficar heroína, marihuana y metanfetamina en Estados Unidos y otras partes del mundo. Eventualmente, el cartel se fue expandiendo, se instalaron en los cinco continentes y crecieron hasta convertirse en la mayor y más sutil operación de drogas del mundo.

Pero para lograr esto, Joaquín «El Chapo» Guzmán ha tenido que ordenar innumerables ejecuciones tanto de sus enemigos como de personas de su cartel que lo han traicionado o simplemente secuaces inútiles. Los hombres de Guzmán han sido acusados ​​de cometer más de 1.000 asesinatos en todo México. Para 1993, la foto de Guzmán estaba entre los más buscados de México. El Gobierno mexicano emprendió la búsqueda del Chapo, difundió carteles en los que ofrecía una millonaria recompensa por el capo, hasta entonces no muy conocido por los ciudadanos.

Ante esto, Guzmán se desplazó a Guatemala en 1993, pero no logró su cometido y fue capturado ese mismo año. Se cree que fue su contrario Amado Carrillo Fuentes, quién lo entregó. Estuvo en prisión durante ocho años, de los veinte años de condena, tras su fuga de la cárcel de Puente Grande, al parecer, escondido en un carrito de ropa sucia. Durante los años que permaneció preso, su cartel no paró y emitía frecuentemente órdenes desde allí, su fama en esa prisión era respetada, extorsionaba o compraba frecuentemente a los guardas para conseguir favores y beneficios. En esta cárcel tuvo un romance con una detenida: Zulema Hernández. La fuga de este hombre abrió una polémica nacional y mundial, se realizó la detención de 71 empleados de la prisión, incluyendo al director; por otro lado, la mayoría de los habitantes de su pueblo lo vieron como un acto heróico.

Entre el 2001 y el 2009, Sinaloa recaudaría $3 mil millones anuales, en consecuencia, el cartel ocupó el puesto No. 701 en la lista Forbes de las personas más ricas del mundo. El gobierno mexicano en 2006 lanzó un ataque agresivo contra los cárteles de droga del país, pero este no logró afectar a Guzmán, que se movía libremente por su país, esporádicamente alguno de sus hombres cayó. Su libertad era tal que celebró una gran fiesta, participaron como invitados policías y políticos locales.

Cazó una gran disputa con sus antiguos socios, los hermanos Beltrán Leyva, porque el hermano de Alfredo Beltrán Leyva lo culpó de su arresto en 2008. Luego de esto se inició una balacera, hecho que ocasionó la muerte de Edgard, uno de los nueve hijos del Chapo.

Joaquín «El Chapo» Guzmán se convirtió en el narco más popular del mundo, pero, también el primer objetivo del gobierno de Estados Unidos, se ofreció una recompensa de 5 millones de dólares por información vital para su detención. En 2012, las autoridades estadounidenses congelaron los activos estadounidenses de todos los miembros de su familia.

Finalmente, fue capturado en el 2014, mientras se recreaba en un lujoso hotel ubicado en el pueblo de Mazatlán, en el Pacífico. Las autoridades norteamericanas solicitaron su extradición, pero el presidente mexicano Enrique Peña Nieto no accedió, afirmando y prometiendo que Guzmán no volvería a escapar. La captura de Guzmán Loera, fue entendida por Peña Nieto como un golpe histórico al narcotráfico.

Su permanencia en la cárcel, esta vez fue más corta que la primera, tan solo 18 meses, el 11 de julio de 2015, los medios de comunicación difundieron como primicia nacional la fuga de Joaquín «El Chapo» Guzmán. Se catapultó como el criminal más escurridizo de todos los tiempos. Realizó su exitosa fuga por una abertura en la ducha de su celda y luego viajó por un túnel de un kilómetro y medio. Guzmán fue recapturado por las autoridades mexicanas. Entonces, fue trasladado a un centro en frontera con Estados Unidos en Juárez, México. Posteriormente, fue extradito a Estados Unidos en febrero de 2017, se declaró inocente de muchos delitos imputados.

El 12 de Febrero del 2019, en Brooklyn, Nueva York, la corte de esta ciudad, los miembros del jurado finalmente llegaron a la conclusión de que Joaquín «El Chapo» Guzmán es responsable de los 10 cargos que pesan en su contra.

  1. Participación continua en una empresa criminal.
  2. Conspiración internacional para producir y distribuir cocaína, heroína, metanfetaminas y marihuana.
  3. Conspiración para importar cocaína.
  4. Conspiración para distribuir cocaína.
  5. Distribución de cocaína a nivel internacional. (País 1)
  6. Distribución de cocaína a nivel internacional. (País 2)
  7. Distribución de cocaína a nivel internacional. (País 3)
  8. Distribución de cocaína a nivel internacional. (País 4)
  9. Uso de armas de fuego.
  10. Conspiración para blanqueo de ganancias producto del narcotráfico.

Se espera que la sentencia de cadena perpetua sea dictada para el 25 de junio de 2019.

To Top