Síguenos en redes

Ciencias

Ignacio Domeyko

Biografía de Ignacio Domeyko
UnknownUnknown author [Public domain], via Wikimedia Commons

Biografía de Ignacio Domeyko

Ignacio Domeyko (31 de julio de 1802 – 23 de enero de 1889) naturalista, mineralogista, y rector de la Universidad de Chile (1867-1883). Nació en Niedźwiadka Wielka, Imperio ruso. Perteneció a la nobleza, así que gozó de varios privilegios, pudo estudiar en la Universidad de Vilna. Durante un tiempo se enroló como voluntario en el ejército del general Chtapowski, participando en el levantamiento patriótico contra Rusia (1830), que resultó aplastado. Por ello, en 1831 se exilió de su país tras la derrota de los patriotas polacos y lituanos en la insurrección en contra de la dominación rusa.

Así que tuvo que dejar sus estudios. Estando en París estudió en varios institutos educativos como: La Sorbona, el Colegio de Francia, el Jardín Botánico y la Escuela de Minas. En 1838 viajó a Chile, específicamente a la provincia de Coquimbo para comenzar la enseñanza de mineralogía y química en el liceo San Bartolomé de La Serena. Su gran conocimiento fue importante porque revolucionó los métodos de enseñanza. El gobierno de Chile supo que Domeyko era el indicado para fomentar el desarrollo minero mediante la incorporación de tecnología y conocimientos científicos. Actualmente se asegura que su aporte se dio en tres vertientes: el conocimiento geológico del territorio, la renovación de las técnicas de explotación minera y la formulación de nuevas leyes de fomento productivo.

Todo esto fue logrado con continuas exploraciones y estudios en terreno de las diferentes realidades del sector minero. Para 1846 renunció a sus labores de enseñanza para dedicarse a desarrollar varias expediciones en el territorio chileno y en los países vecinos. En su primer viaje estuvo en Santiago, conoció las zonas de Ovalle, Combarbalá, Illapel y Petorca. También llegó al río Maipo para evaluar el mineral de San Pedro Nolasco. En el verano de 1842, dirigió una expedición a las cordilleras del Cachapoal, donde reconoció la riqueza del cerro El Teniente. Un años después viajó por las cordilleras de los Andes y de la costa, entre los valles de Elqui y Copiapó, para examinar las estructuras geológicas. Además, en 1845, visitó las cordilleras del Limarí y finalmente recorrió parte de la Araucanía.

Hay algo que debemos destacar y es que sus estudios fueron la razón por la cual los chilenos comenzaron a sentir interés por sus recursos naturales. En suma, fue de los primeros científicos en advertir sobre la peligrosa dependencia en las fundiciones de minerales de la leña como combustible, sobre todo en las provincias del norte, en las poco a poco la deforestación cometía estragos. Para Domeyko, la solución era el reemplazo de la leña por el carbón, claramente esto llevaría un buen tiempo. Lo importante es que logró que en Chile se desarrollaran medidas relacionadas a la liberación de derechos aduaneros del carbón importado, más otras relacionadas con el cobre.

Realmente este personaje fue muy admirado y querido en todo el territorio nacional, por lo que recibió la nacionalidad chilena. Para 1847 se le convenció de seguir en el país y tuvo una participación relevante en la fundación de la Universidad de Chile y en el desarrollo de la formación educacional y profesional. Posteriormente, fue miembro de la Facultad de Filosofía y Humanidades de la Universidad de Chile y, un año después, nombrado rector, cargo que mantuvo hasta 1883. Ignacio Domeyko fue el responsable de la transformación de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas en una escuela de ingenieros. Esto constituyó un valioso aporte a la industria minera debido a que promovió la formación de profesionales capacitados.

Entre 1884 y 1888, Ignacio Domeyko viajó por última vez a Polonia. Debemos indicar que fue un científico muy preocupado por la difusión del conocimiento, por ello publicó algunos destacados libros como Elementos de mineralogía (1844) y Araucanía y sus habitantes (1845), entre otros. Es una figura destacada en la Sociedad Nacional de Agricultura, junto a insignes personalidades de la cultura chilena como Claudio Gay y Andrés Bello. Su nombre aún merece mucho respeto y reconocimiento. Así como lo es en la Universidad de Chile y en la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas.

Muchos de los avances en materia de exploración fueron publicados en 1857 con la ayuda de Antonio Varas en la Revista de Ciencias y Letras. Sus informes sobre las riquezas del país, le permitieron gozar de una renta anual vitalicia que lo sostuvo hasta el momento de su muerte. Ahora bien, su prestigio como experto en mineralogía trascendió las fronteras patrias y fue respetado en todo el continente. Cuando regresó de su país natal, se dice que trajo consigo un saco de tierra nativa, que depositó en el patio de su casa en Santiago, donde murió al año siguiente, específicamente el 23 de enero de 1889. Luego de su muerte, se nombró el espécimen de dinosaurio más completo hallado en Chile: Domeykosaurus en su honor.

Escritores

Celebridades