Síguenos en redes

Historia

Historia de Roe vs. Wade

Historia de Roe vs. Wade
Lorie Shaull from St Paul, United States, CC BY-SA 2.0, via Wikimedia Commons

Historia de Roe vs. Wade

El caso Roe vs. Wade o Roe contra Wade fue un litigio judicial ocurrido en los Estados Unidos en 1973. En el, la Corte Suprema de los Estados Unidos dictaminó que la Constitución estadounidense debía proteger la libertad de una mujer embarazada para elegir abortar sin excesivas restricciones. El caso anuló muchas de las leyes federales y estatales sobre el aborto existentes en los Estados Unidos y provocó un debate nacional sobre si el aborto debía ser legal y hasta qué punto. Roe vs. Wade reconfiguró la política estadounidense, haciendo factible el aborto para todas las mujeres sin restricciones gubernamentales durante el primer trimestre (sistema de “trimestre”).  El dictamen de del caso fue anulado el 24 de junio de 2022, representando un retroceso en la lucha por los derechos reproductivos de las mujeres.

​Historia

En 1970, las abogadas Linda Coffee y Sarah Weddington, presentaron una demanda en el estado de Texas representando a Norma L. McCorvey (conocida con el seudónimo de “Jane Roe”). McCorvey había quedado de su tercer hijo, quería abortar pero en el Estado de Texas el aborto era ilegal, excepto cuando la vida de la madre corría peligro. Las abogadas remitieron el caso ante un tribunal federal en contra del fiscal del distrito local, Henry Wade, argumentando que las leyes de aborto en Texas eran inconstitucionales.

La demanda fue escuchada en el Tribunal de Distrito para el Distrito Norte de Texas  por  tres jueces, Sarah Hughes y  William McLaughlin y el juez de apelación Irving Loeb. El 17 de junio de 1970 los tres jueces fallaron por unanimidad a su favor, declarando inconstitucional la ley de Texas. Encontraron, que la medida violaba el derecho a la privacidad consagrado en la Novena Enmienda. El Tribunal se negó, sin embargo, a ir más allá, rehusándose a establecer medidas claras en cuanto a la ley sobre el aborto.  En consecuencia, Roe no pudo abortar.

Una sentencia histórica

Más tarde el caso llegó a la Corte Suprema de los Estados Unidos, la que finalmente en 1973 dictaminó que la mujer, amparada en el “derecho a la privacidad” bajo la Clausula del debido proceso de la Decimocuarta Enmienda, podía elegir si continuaba o no con el embarazo. El Tribunal concluyó que el prohibir los abortos infringía el derecho a la privacidad de una mujer embarazada, pues tener hijos no deseados podía imponer a la mujer una vida y un futuro angustiosos, ocasionando también en algunas casos daño psicológico.

Al mismo tiempo, la Corte rechazó que este derecho fuera absoluto. El derecho de las mujeres al aborto debía sopesarse con otros intereses gubernamentales, como la protección de la salud de la mujer y la protección de la vida del feto. La Corte resolvió así varias regulaciones: durante el primer trimestre, los gobiernos no pueden prohibir el aborto en absoluto; durante el segundo trimestre, los estados pueden exigir regulaciones sanitarias razonables; durante el tercer trimestre, el aborto puede prohibirse por completo siempre, a excepción de los casos en que fueran necesarios para salvar la vida y/o la salud de la madre.

Cambios

La decisión de la Corte Suprema cambio para siempre la política estadounidense, obligó a modificar todas las leyes federales y estatales que proscribían o restringían el aborto y eran contrarias a la nueva medida.  Tras su emisión,  la decisión tuvo una fuerte respuesta: el país se dividió entre los que apoyaban la medida y los que se resistían a ella por razones éticas, religiosas o morales. Grupos a favor y en contra consiguieron diferentes victorias durante las décadas de 1980 y 1990. La defensa del derecho al aborto legal y seguro recayó en gran medida en manos de los movimientos feministas, la mayoría de tiempo enfrentados con grupos pro-vida y organizaciones religiosas.

El caso Roe fue fundamental. Antes de Roe el aborto era completamente ilegal en treinta de los cincuenta estados de los Estados Unidos. En otros estaba condicionado a casos como violaciones, el peligro de muerte para la madre o alguna malformación en el feto. Solo en cuatro estados, se podía ejercer libremente.

Repetidos desafíos redujeron el alcance de Roe vs. Wade, aunque no la anularon. Destacan casos como Webster v. Reproductive Health Services (1989), Planned Parenthood v. Casey(1992)  y Stenberg v. Carhart (2000).

Roe vs. Wade se convirtió en la base legal de importantes casos de libertad individual, como Lawrence v. Texas (2003), que declaró como inconstitucionales las leyes que criminalizaban la homosexualidad y Obergefell v. Hodges (2015), sobre el derecho fundamental de las personas del mismo sexo a contraer matrimonio.

Anulación de Roe vs. Wade

En mayo de 2022, salió a la luz un borrador inicial sobre la opinión mayoritaria escrita por el juez Samuel Alito que sugería que la Corte Suprema de los Estados Unidos (compuesta en su mayoría por conservadores) se inclinaba a revertir Roe y Casey con relación al caso Dobbs v. Jackson Women’s Health Organization. El Presidente de la Corte Suprema, John Roberts, confirmó la autenticidad del documento pero negó que hubiera una decisión definitiva de los miembros de la Corte.

La decisión del caso Roe vs. Wade fue anulada el 24 de junio de 2022,  por la Corte Suprema en el caso Caso Dobbs contra Jackson Women’s Health Organization, por 6 votos a favor y 3 en contra. De acuerdo con el dictamen, la Constitución estadounidense no hace ninguna referencia directa al aborto y ninguno de sus artículos lo protege implícitamente, por lo que el caso Roe vs. Wade debe ser anulado. Cuarenta y nueve años después de que se legalizara este derecho, la Corte Suprema decidió anularlo. La decisión dejó muchos sin sabores, pues la anulación del derecho al aborto legal y seguro es un claro retroceso en el ámbito de los derechos reproductivos femeninos. La anulación no representa el fin de los abortos, solo hace que sean más inseguros.

Artículos recomendados

Escritores

Celebridades

Hostnew