Síguenos en redes

Historia

Guerra hispano-estadounidense

Publicado

en

Historia de la Guerra hispano-estadounidense
Naval Museum of Madrid / CC BY-SA

La Guerra hispano-estadounidense

La Guerra hispano-estadounidense fue el conflicto bélico que enfrentó a Estados Unidos y España en 1898, como resultado la intervención de la Unión americana en la Guerra de Independencia de Cuba. Al finalizar de la guerra, también conocida como el Desastre del 98, España perdía sus colonias en América y Estados Unidos ganaba importancia con 3 nuevas dependencias (Puerto Rico, Guam y Filipinas) y Cuba bajo su tutela. Nacía entonces una nueva potencia mundial.

Antecedentes

Tras la perdida de sus colonias en el centro y sur de América una España, ya en decadencia y plagada de conflictos, trataba de recuperar su dominio y reputación peleando con las demás potencias la repartición del continente africano. Era el periodo de las grandes expansiones y las tensiones por el poder; y aunque se hicieron numerosos acuerdos, las potencias no parecían ponerse de acuerdo.

Las tensiones solo escalaron cuando apareció una nueva y joven nación en la competencia, Estados Unidos. La joven nación llevaba años detrás de Cuba e incluso había ofrecido comprarla en varias ocasiones, sin embargo, la propuesta había sido rechazada en todas estas.

Cuba, era una de las colonias más ricas de España y desde las independencias y constante luchas con otros territorios, se había convertido en la insignia del poder de la Corona, por lo que era impensable que renunciara a ella. No obstante, la colonia era todo menos sumisa, con el paso de los años en el territorio cubano había nacido un incipiente sentimiento nacionalista, motivado por las restricciones de la corona y como esta afectaba a los habitantes del territorio.  Los habitantes de la isla estaban cansados de los españoles y sus limitaciones para el comercio de la Caña. Esto los había llevado a levantarse en la Guerra de los Diez Años (1868-78), culminada con la Paz de Zajón y nuevamente en 1879 -1880 y 1895.

Estados Unidos no podía negar el valor económico y estratégico que poseía la isla, por lo que, aprovechándose de la crisis de España y las malas relaciones con la colonia, fue haciéndose cada vez más patente en la isla. Sus intereses estaban claros desde el inicio, por lo que no fue raro que al ganar la guerra no apoyara la independencia cubana como tal, sino que optara por una especie de tutoría en la que se beneficiaba de la isla y su ubicación.

La lucha por la independencia y el Maine

En 1895 y con José Martí a la cabeza comienza la Guerra de Independencia cubana. Cansados del dominio español, los cubanos se alzan en toda la isla pidiendo la independencia, sin embargo y como es sabido España no iba a ceder. La contienda se extendió por varios años dejando estragos en la colonia y grandes pérdidas a la Corona. Y es ahí, donde entra Estados Unidos, que en 1897 reclamaba que la guerra estaba afectando sus intereses. Pedía a España llegar a un acuerdo e implantar algunas reformas para evitar que se repitiera el estallido.

Sin embargo, ya era muy tarde para negociar, los rebeldes querían la independencia y España no iba dársela. Ante tal situación, Estados Unidos optó por amenazar a la potencia, pero España no cayó ante las provocaciones. Cada vez parecía mas inminente la guerra, pues las campañas en la prensa no hacían mas que aumentar la animadversión en los dos lados.

Así, tras varios meses de investigación y varios acercamientos llegó a Cuba, el acorazado de la discordia, Maine. Este atraco en la isla sin miramientos, ni permisos el 25 de enero de 1898 y aunque era una clara afrenta contra las autoridades españolas, estas supieron mantener las apariencias. El acorazado y todos sus tripulantes permanecieron en la isla hasta que, el 15 de febrero de 1898, una explosión hacia volar las piezas de la embarcación, mientras cientos de hombres se ahogaban en la costa.

En el momento se pensó era una declaración de guerra; se decía España ha atacado al Maine, aunque no era así. Un lado decía que habían atacado y otro lo negaba, la situación siguió así hasta que fue insostenible. Cabe mencionarse que la prensa jugo un gran papel en el estallido del conflicto, especialmente los periódicos de William Randolph Hearst y sus caricaturas.

Finalmente, en abril se declaraba la guerra, después de que Estados Unidos lanzara su ultimo ultimátum, se iban los españoles o iniciaba la guerra y así fue.

El desastre del 98

La guerra que estallaría en Cuba en abril, se extendería pronto a las otras colonias españolas en el Pacífico: Guam, Puerto Rico y Filipinas. No obstante, poco pudo hacer España contra el avance estadounidense, en cierto punto se llego a pensar que la perdida estaba en los planes de España, pues las colonias para ese entonces eran ingobernables.

Mientras la armada estadounidense acababa con la flota española, España solo tenia un triunfo el mar: el hundimiento del USS Merrimac. El contraste entre las armadas era innegable, por lo que en julio comenzaban las negociaciones de una paz que no llegaría hasta unos meses más tarde.

El 16 de julio se rendía Santiago de Cuba y si bien el triunfo era en gran medida cubano, los estadounidenses no dejaron que estos disfrutaran la victoria. Como ya se ha mencionado, al gobierno estadounidense y a su armada poco le importaba la independencia de la isla. Unos días mas tarde iniciaba la ofensiva terrestre estadounidense en Puerto Rico.

Comenzó con la batalla en Yauco y continuó con los combates de Fajardo, Coamo, Guayama y Asomante, mientras que desde el mar el acorazado USS Iowa se encargaba de bombardear las fortificaciones españolas. La contienda termino rápido con la rendición de España, que ya había perdido en Filipinas y Cuba.

El 13 de agosto tuvo lugar la batalla de Manila, el ultimo enfrentamiento de la guerra, que terminaría con la ocupación de la capital. Esta batalla fue acordada por los dos bandos, por lo que en algunas ocasiones se la llama la Batalla simulada de Manila.

Con la mediación de Francia, el 12 de agosto se firma un protocolo en Washington y ya en diciembre se firmaba la Paz de París, acuerdo que dejaba a Cuba, Filipinas, Guam y Puerto Rico en manos de Estados Unidos. España perdía entonces sus últimos territorios coloniales.

Los otros territorios que quedaban en el Pacifico fueron vendidos más tarde a Alemania, a través de tratado hispano-alemán.

Consecuencias

La perdida de las colonias afecto seriamente a España, pues, su ya inestable monarquía comenzaba nuevamente a fracturarse, tras haberse recuperado con la Restauración. Lo anterior daría paso a la Segunda República en 1931. A Cuba tampoco le fue bien con el acuerdo, no había obtenido su independencia y ahora estaba bajo la tutela del más beneficiado con la guerra, Estados Unidos, la nueva potencia. Las otras 3 intendencias trabajaron unos años para Estados Unidos, antes de alcanzar su independencia. A fin de cuentas, quien ganó fue Estados Unidos, pues no solo demostró su poderío, sino que también alcanzó el título de potencia en ascenso.

Sabias que…

Una de las grandes figuras de la guerra fue Theodore Roosevelt, quien terminó convertido en todo un héroe nacional.

Historia

Historia del Cubo de Rubik

Publicado

en

Historia del Cubo de Rubik
Foto pixabay.com

Historia del Cubo de Rubik

El Cubo de Rubik es rompecabezas mecánico tridimensional inventado por el arquitecto húngaro Ernő Rubik  en 1974. El cubo surgió como un instrumento, usado por Rubik, para explicar conceptos geométricos a sus estudiantes. Inicialmente se difundió en círculos científicos; en 1977 comenzó a comercializarse abiertamente en Hungría. Sin embargo, su popularidad  estalló luego de que fuera presentado en la Feria del Juguete de Nuremberg en 1979. Así, la década de 1980 quedó marcada con su aparición a nivel internacional. Desde entonces se han vendido más de 350 millones de cubos.

Inicios

 

La idea y la realización del primer prototipo del cubo de Rubik nació en 1974. Entonces, Rubik era docente en la Facultad de Artes Aplicadas de Budapest y el invento se llamaba Cubo Mágico. Había sido creado como un instrumento para explicar conceptos de espacio y geometría tridimensional a estudiantes arquitectura. Pero, con el paso del tiempo, el objeto dejo de ser un instrumento de aprendizaje para convertirse en juguete.  Uno de los más vendidos de la historia.

 

El cubo se difundió inicialmente sólo en algunos círculos científicos y de forma muy limitada. Por ese entonces, los únicos interesados en el prototipo eran matemáticos, amigos y alumnos. Después de presentar el prototipo, y gracias al conocimiento de su padre, Rubik decidió patentar el juguete en 1975. Tuvieron que pasar dos años más para comenzara comercializarse en Hungría, en 1977.

Primeros cubos

Los primeros cubos mágicos fueron fabricados y distribuidos en Budapest en la década de 1970. Durante esos años, Hungría pertenecía al régimen comunista, por lo que la exportación del juguete resultaba difícil. Con todo, el invento llegó a diferentes partes gracias al entusiasmo mostrado por varias personas.

Feria del Juguete de Nuremberg y la popularidad

La historia del cubo cambió cuando llegó a las manos de Tibor Laczi, un entusiasta de origen magiar, quien lo vio y llevó hasta la Feria del Juguete de Nuremberg de 1979. En la feria el cubo hizo delicias de los asistentes, tanto que un especialista del mundo de los juguetes, llamado Tom Kremer, se comprometió a comercializarlo por todo el mundo.  Finalmente, Rubik se asoció con la compañía estadunidense Ideal Toy para su fabricación a gran escala. El cubo llegó entonces a Estados Unidos y de ahí a todo el mundo. Para 1982 se habían vendido más de 100 millones de unidades.

Difusión

La década de los ochenta quedó marcada con la aparición del Cubo de Rubik a nivel internacional. Este con su dificultad desafió a millones de personas a resolverlo. Con los años, se convirtió en el juguete más conocido y vendido del mundo. Un item frecuente en todo hogar. De hecho, con su popularidad, el cubo hizo de Rubik el hombre más rico de Hungría.

Debido a que no había tutoriales para lograr que  sus filas de cuadros quedaran del mismo color, el cubo rompió varios récords. De hecho, al mismo Rubik le costo un mes solucionarlo. El cubo se convirtió en uno de los juguetes más atractivos y con más libros publicados.

Desde su creación se han constituido varios campeonatos y competencias. En la actualidad el récord de armado gira en torno a los 3-4 segundos.

Continúa leyendo

Historia

Historia de la Torre Eiffel

Publicado

en

Historia de la torre Eiffel

Historia de la Torre Eiffel

La Torre Eiffel es una construcción de hierro pudelado de 300 metros de altura diseñada por los ingenieros Maurice Koechlin y Émile Nouguier, con motivo de la Exposición Universal de París de 1889; dicha exposición marcaba el centenario de la Revolución Francesa. La preparaciones para la torre comenzaron en el año 1884, pero fue hasta tres años después que inició su construcción.  La torre fue prevista de su aspecto arquitectónico- arcos y base- por el arquitecto  Stephen Sauvestre y construida finalmente por el empresario francés Alexandre Gustave Eiffel. Actualmente la Torre Eiffel es el símbolo más representativo de París, así como uno de los monumentos más visitados del mundo.

El nacimiento de la torre

En junio de 1884, los ingenieros de la empresa Eiffel, Maurice Koechlin y Emile Nouguier, comenzaron el proyecto para la elaboración de una torre metálica de 300 metros de alto. La apuesta era construir una torre, en el Campo de Marte, con base cuadrada, de 300 metros de alto y 125 metros de ancho, que fuera el centro de atención durante la celebración de la Exposición Universal de 1889, fecha en el que se conmemoraban los 100 años de la Revolución Francesa.

Primer boceto

Primer dibujo de Maurice Koechlin Maurice Koechlin, Émile Nouguier, Public domain, via Wikimedia Commons

El 6 de junio de 1884, Koechlin realizaba el primer boceto del edificio. El dibujo representaba una torre con cuatro caras curvas unidas por plataformas cada 50 metros hasta llegar a la cumbre. Originalmente, Effiel no estaba interesado en el proyecto, sin embargo dio permiso a los diseñadores para continuar con el estudio. Para hacer el proyecto más aceptable, Nouguier y Koechlin solicitaron la ayuda Stephen Sauvestre, el arquitecto en jefe de la empresa de Eiffel. Sauvestre volvió a dibujar completamente el edificio dándole una apariencia más artística y pulida. Así, al diseño original, Sauvestre añadió patas recubiertas con mampostería, arcos monumentales para unir las columnas, salas acristaladas para cada planta y una forma de bulbo para la cima. Más adelante, el proyecto se simplifico, aunque conservó varios detalles proporcionados por Sauvestre.

 

El nuevo diseño

Proyecto revisado por Sauvestre
Stephen Sauvestre, Public domain, via Wikimedia Commons

La nueva versión del proyecto, embellecida con barniz, obtuvo la aprobación de Eiffel. A tal punto que el 18 de septiembre, el mismo patentaba el proyecto, con su nombre y el de los dos ingenieros. Más tarde, Eiffel compró los derechos de Koechlin y Nouguier, para obtener la titularidad exclusiva sobre la torre; de ahí que esta lleve su nombre.

Con todo, el genio de Eiffel no radico tanto en el diseño del monumento sino en la energía que empleo para que este se construyera. Eiffel no sólo dio a conocer la idea a las figuras más importantes del país; entre ellos varios gobernantes, magnates y el publicó en general,  sino que también recolecto fondos y uso los propios para la empresa. Inicialmente, Eiffel, intentó convencer a Édouard Lockroy, el entonces Ministro de Industria y Comercio, para que lanzase un concurso que tuviese por objeto la exploración de la posibilidad de construir una torre de gran altura en el Campo de Marte. Aunque su idea no lo convenció, el concurso sí tuvo lugar. Para 1886, la idea de Eiffel era seleccionada entre otros 107 proyectos.

Acta

La ubicación, construcción y forma operar del monumento estuvieron sujetas al acuerdo que fue firmado el 8 de enero de 1887 entre Édouard Lockroy, actuando en nombre del Estado francés, Eugène Poubelle, prefecto del Sena, como representante de la ciudad de París y Gustave Eiffel, actuando en su propio nombre y no en el de la empresa. El acta especificó el coste estimado de construcción en 6,5 millones de francos pagados en ese momento, otros 1,5 millones para gastos no previstos (emergencias, situaciones no planeadas) y los demás gastos serían costeados por una sociedad anónima creada por Eiffel.

El texto también establecía disposiciones, como: el precio de la entrada durante la Exposición Universal y  la creación de 300 entradas gratuitas por mes; además cada piso debía tener una sala reservada  para la realización de experimentos científicos y/o militares. Asimismo, se establecía  que después de la exposición la ciudad se convertirá en propietaria de la torre con todos sus beneficios y costes, aunque el Eiffel conservaría ciertos beneficios por su construcción hasta un plazo de 20 años contando desde 1890. Terminado este plazo todo sería devuelto a la ciudad de París.

 

Construcción

La fase de construcción de la torre comenzó el 28 de enero de 1887 y terminó el 31 marzo de 1889, poco antes de la apertura oficial de la Exposición universal. La construcción tomó poco más de dos años, terminando en tiempo récord, más teniendo en cuenta la gran envergadura del proyecto. En tan sólo cinco meses se construyeron los cimientos y en veintiún meses se ensambló la parte metálica.La unión de las grandes vigas del primer nivel culminó el 7 diciembre de 1887. Desde ahí, la construcción no se detendría hasta finalmente acabar en marzo de 1889. El número de trabajadores nunca superó los 250.

Una vez construida la torre, Eiffel fue condecorado con la Legión de Honor; esta le fue puesta en la plataforma de la cima.

Debates y polémicas sobre la torre

Incluso antes de su construcción, la torre ya estaba en el ojo del huracán de los debates. Muchas de las criticas provenían de los grandes nombres del mundo de las letras y las artes, aunque la torre supo sobreponerse. El 14 de febrero 1887 tuvo lugar la protesta de los artistas contra la torre. Dirigida al director de obras de la Exposición, Sr. Alphand,  la manifestación fue publicada en el periódico Le Temps, y entre sus firmantes se encontraban nombres, como el de Guy de Maupassant,Charles Gounod, Alexandre Dumas, Leconte de Lisle, , Ernest Meissonier, así como otros menos favorecidos por la posteridad. Las polémicas se terminaron por sí solas una vez la torre estuvo construida, ante la presencia indiscutible de la obra  y el inmenso éxito que cosechó. Durante la exposición de 1889, la torre recibió dos millones de visitantes .

Tras finalizar su función como parte de las Exposiciones Universales de los años 1889 y 1900,  el monumento fue utilizado en pruebas del ejército francés con antenas de comunicación. Actualmente  además de ser un atractivo turístico, la torre sirve como emisora de programas radiofónicos y televisivos. Con los años se ha convertido en el símbolo más representativo de París.

Curiosidades

Continúa leyendo

Historia

Noche de Paz

Publicado

en

Historia del villancico “Noche de Paz”
Pixabay

Historia del villancico “Noche de Paz”

El villancico Noche de paz, noche de amor  (en alemán:Stille Nacht, heilige Nacht) fue escrito  originalmente en 1816 por el sacerdote austriaco Joseph Mohr. La música estuvo a cargo del organista Franz Xaver Gruber, a quien Mohr conoció tras trasladarse a Oberndorf en 1817. El villancico se interpretó por primera vez un año después, la noche del 24 de diciembre.  Desde entonces su difusión no cesó, ha sido  traducido y grabado  a más de 300 idiomas y es uno de los villancicos más conocidos de la historia. En 2011, la Unesco lo declaró Patrimonio cultural inmaterial de la Humanidad.

 

Origen

Sobre la composición de la obra existen numerosas versiones. La historia verdadera no se conoció hasta 36 años después de que fuera interpretado por primera vez en la Misa del Gallo celebrada en  iglesia de San Nicolás de Oberndorf en 1818. En una carta, Gruber dio a conocer la historia del villancico y su autor, pero años después de que este muriera.

 

La historia del villancico comienza en 1816, año en el que el sacerdote Joseph Mohr lo escribía. Mohr fue ordenado sacerdote en 1815 y ese mismo año enviado a Mariapfarr. En Mariapfarr, Mohr compuso el poema Stille Nacht, heilige Nacht,  luego  convertido en el famoso villancico.

 En 1817  Mohr se trasladó a Oberndorf debido a una grave enfermedad. Allí, conoció al organista y maestro de escuela Franz Xaver Gruber, quien finalmente compuso la música. De acuerdo a la versión más conocida de la historia. En la navidad de 1818, mientras Mohr se encontraba preparando la tradicional Misa del Gallo o de Nochebuena, descubrió que el órgano de la Iglesia estaba inutilizable. No tardo mucho  tiempo en encontrar una solución, pues le pidió a su amigo Gruber que compusiera la música  para el poema, adaptando el tema para ser interpretado por el coro y una sola guitarra.

El 23 de diciembre de 1818, tras unas  unas cuantas de ensayo, el villancico quedó terminado. Fue interpretado por primera vez la noche del 24 de diciembre en la iglesia de Oberndorf.

 

Mundo Canticuentos (2015) Noche de Paz. [Video] .YouTube https://www.youtube.com/watch?v=C0YImrwIypo

Difusión

La difusión del villancico fuera de aquella población comenzó  unos años después gracias al constructor de órganos Carlos Mauracher, quién,  tras conocer el texto y la partitura, se los llevó a Tirol. Desde allí, sus dos amigos, los hermanos Strasser, se dedicaron a difundirla interpretando el tema por todo el país. La canción tardo algún tiempo popularizarse. Trece años después de su composición,  era cantada por grupos de católicos en Leipzig, Alemania. Lenta pero exitosamente,  fue llevada al resto del mundo.

Desde entonces, Noche de Paz  ha sido traducido a más de 300 idiomas e interpretada y grabada por numerosos artistas. Son particularmente célebres las versiones de Bing Crosby ,  Stevie Nicks, Enya y Mahalia Jackson, así como las versiones instrumentales de Mannheim Steamroller.  También existen versiones corales muy apreciadas en todo el mundo, aunque en la actualidad el tema difiere levemente de su original.

En 2011, la  UNESCO declaró Patrimonio cultural inmaterial de la Humanidad.

Artículos recomendados

Continúa leyendo

Escritores

Celebridades

Destacadas

Nuestros partners recogerán datos y usarán cookies para ofrecerle anuncios personalizados y medir el rendimiento.    Más información
Privacidad