Inicio » Religión » Chárbel Makhlouf

Biografía de Chárbel Makhlouf

Chárbel Makhlouf (8 de mayo de 1828 – 24 de diciembre de 1898) asceta y religioso maronita. Nació en Beqakafra, Líbano. Es conocido como Youssef Antoun (José Antonio). A los 3 años su padre falleció. Su madre se encargó de su cuidado y luego se casó con un devoto maronita. Para el año de 1851, se trasladó a Mayfouq, ingresó a un monasterio maronita como novicio y fue bautizado Fray Chárbel. Recibió instrucción en Kfifane con la ayuda de San Nimatullah Al-Hardini.

Debemos indicar que, este religioso vivió en el monasterio maronita de Annaya hasta el final de sus días. Realizó los votos solemnes en 1853 y fue ordenado sacerdote en 1859. Conocido como Fray Chárbel se admira su ferviente amor a Cristo y su vida de oración. Aseguraba que el ayuno y sufrimiento eran importantes para la vida espiritual. Se asegura que tenía el don de sanar enfermos, por ello después de su muerte muchos se acercaban a sus estatuas para pedir favores de salud.

Los tres votos religiosos que aceptó fueron: obediencia, pobreza y castidad. A los 31 años fue su consagración; el sacramento del sacerdocio esta se realizó en una ceremonia en la sede patriarcal de Bkerke, por la imposición de las manos de Monseñor Yusef El-Marid. En su conocimiento teológico fue muy importante el Beato Nemtala El Hardini, que le enseño al Fray imitar la vida de Cristo y también se sacrificio.

Fue muy sensible con la vida de Abraham, Chárbel entendió que su misión de sacerdote le obligaba a dejar su casa, familia y tierra para dedicarse al ministerio. Su desprendimiento fue total, no celebró ninguna misa en donde estuviera su madre, Brigitte Chediac, ella no pudo asistir a su ordenación sacerdotal. Pero el espíritu que lo determinó a tomar esta decisión, será siempre el secreto de su mística espiritual y el misterio de su santidad.

 

Muerte y canonización

Murió en el monasterio maronita de Annaya, el 24 de diciembre de 1898 debido a una parálisis. Se asegura que de su tumba salía un líquido como sangre y fue asociado con una emanación milagrosa, como el caso de san Jenaro de Nápoles, san Nicolás de Tolentino y de san Pantaleón en el Monasterio de la Encarnación de Madrid. En 1965 fue beatificado y al año siguiente canonizado. Debemos decir que fue el primer santo católico del Líbano. Se convirtió en un santo antes que su maestro «San Nematalá Hardini».