Antonio Vivaldi

Biografía de Antonio Vivaldi
Dominio público

Biografía de Antonio Vivaldi

Antonio Vivaldi (4 de marzo de 1678 – 28 de julio de 1741), compositor y violinista italiano. Nació en Venecia, Italia. Su padre fue su mentor y también la influencia para que Antonio encaminara su vida a la música y la composición, su padre fue un violinista en la catedral de San Marcos llamado Giovanni Battista. Desde muy pequeño presentó gusto por la música, aunque no se dedicó a ello desde el comienzo, porque se ordenó sacerdote en 1703, su vida sacerdotal estuvo interrumpida por sus problemas de salud; complicaciones respiratorias, probablemente asma o angina. En algún momento tuvo que dejar el oficio de la Misa por un ataque respiratorio.

Su vida sacerdotal no duró mucho porque decidió dejar el oficio de la Misa por atender a su inspiración. Se interesó por la opera porque en realidad era el género más sobresaliente y exitoso de la época, aunque en su mundo sacerdotal era visto como un espectáculo excesivamente mundano y poco edificante. En ese sentido, sus superiores siempre recriminaron a Antonio Vivaldi su poca entrega al culto y sus costumbres laxas.

Comenzó enseñando en un conservatorio a un grupo de niñas huérfanas que residían en el Ospedale della Pietá, allí ejerció como director de música hasta 1740, simultáneamente componía conciertos y oratorios para los conciertos semanales. Durante este tiempo compuso una parte responsable de su repertorio. Varias de sus obras fueron interpretadas por primera ocasión por su coro femenino, como: las Suonate da camera Op. 1 (1705), y los doce conciertos que conforman la colección L’estro armonico Op. 3 (1711).

También fue compositor y empresario de óperas en la ciudad de Venecia, visitó varias ciudades para compartir sus admirables óperas. Luego de dejar la dirección del coro del Ospedale della Pietá, fue elegido para ser parte del servicio de la corte del emperador Carlos VI en Viena. Con una experiencia considerable y gran habilidad comenzó a inmiscuirse en el mundo teatral como compositor y empresario.  Ottone in Villa fue la primera de las óperas de Antonio Vivaldi que tuvo gran impacto y fama. A ella siguieron obras como Orlando furioso, Armida al campo d’Egitto, Tito Manlio y L’Olimpiade.

La fama del músico se catapultó con la publicación de las siguientes colecciones instrumentales: Il cimento dell’armonia e dell’inventione Op. 8 y La cetra Op. 9.

La primera, fue una colección publicada en Ámsterdam en 1725, contenía la cantidad de doce conciertos y cuatro de ellos eran conciertos con violín solista titulado Las cuatro estaciones, los mejores de la colección y los más célebres de su obra.

En Las cuatro estaciones, Antonio Vivaldi refleja la capacidad semántica de la música y su habilidad para crear climas sonoros, evocadores e intimistas. La obra narra el ciclo anual de la naturaleza, y como la viven los hombres y los animales. Cada uno de los cuatro conciertos desarrolla musicalmente las cuatro estaciones. Así, La primavera, reproduce el canto de los pájaros y el de la cosecha; además representa a través del violín solista al pastor que duerme, mientras los violines que lo acompañan imitan el susurro de las plantas y con la viola se imita los ladridos del perro. El verano interpreta musicalmente la aridez del sol, seguido de una tormenta, que se anunciaba desde el inicio de la composición. Ahora bien, el otoño presenta la embriaguez letárgica de un aldeano, agradecido por la cosecha; luego, se interpreta al alba. Finalmente, en el invierno prevalecen las imágenes sonoras de la nieve y el hielo.

Es necesario comentar que la producción de Vivaldi no sólo abarca el género concertante, sino también la música de cámara, vocal y operística. Demostrado en su concierto de Las cuatro estaciones. Dicha fama ha creado otras de sus obras de igual valor. Vivaldi es por ley uno de los más grandes compositores del período barroco, impulsó la Escuela veneciana, a la cual pertenecieron Tommaso Albinoni, los hermanos Benedetto y Alessandro Marcello. Su impacto fue tal que aportó posteriormente a la formación de Bach y Haendel.

Su obra total se estima en más de 500 conciertos y 70 sonatas, 45 óperas, música religiosa como el oratorio Juditha triumphans (1716), el Gloria en re (1708), misas y motetes. Sus conciertos fueron admirados y tratados de copiar en toda Europa, influyendo en todos sus contemporáneos. Más de 300 de sus conciertos están escritos para solista. Vemos que, su abundante obra concertística fue un aporte significativo a la evolución histórica que llevó al afianzamiento de la sinfonía. Antonio Vivaldi fue un artista tan original e inconfundible por el tono que supo imprimir a su música y que la hace indiscutiblemente reconocible.

Por otro lado, fue el responsable de sentar las características básicas de lo que serían los futuros conciertos. Fue el compositor pionero en utilizar coherentemente el ritornello. Éste se repetía en diferentes tonalidades e interpretado por toda la orquesta. En algunos casos se alternaba con episodios interpretados por el solista. Sus conciertos para violín opus 8, Las cuatro estaciones, son fieles ejemplos de este tipo, de la música programática. En tales composiciones existe presencia del viejo formato de «concerto grosso».  A pesar de ello, la invención del autor supera ya cualquier esquema y muestran una tendencia hacia la concepción solista del concierto.  En los doce conciertos de La stravaganza Op. 4, que cuenta con una composición más ligera y rápida, casi exclusivamente homofónica, se percibe dicha tendencia a implementar la forma solista del concierto.

Con estas colecciones, Antonio Vivaldi fue conocido en todo el territorio italiano, extendiéndose rápidamente al continente europeo, no sólo como compositor, sino como violinista, pues fue uno de los mejores de su tiempo. Su alto nivel técnico como músico reflejado en sus intervenciones solistas demuestran porque fue el mejor en este campo. Lamentablemente, la carrera de Antonio Vivaldi se vio interrumpida por su muerte el 28 de julio de 1741. Su funeral, fue celebrado en la catedral de Viena, allí cantaron los niños del coro de la catedral, entre los que se encontraba el compositor Joseph Haydn.

To Top

#FrenarLaCurva