Antoine Watteau

Biografía de Antoine Watteau
Dominio Público

Biografía de Antoine Watteau

Antoine Watteau (10 de octubre de 1648 – 1721) pintor. Nació en Valenciennes, Francia. Su padre fue un humilde artesano que se dedicó a tachar diversos objetos. Desde muy joven se dedicó a la pintura, a los 14 años estudió con un pintor de temas religiosos. Posteriormente, y siendo más maduro decidió, en el año 1702, trasladarse a París donde se desempeñó como pintor de copias y cuadros devocionales su mayor comprador era un marchante. Luego, conoció al famoso grabador y escenógrafo Claude Gillot del que aprendió en sobremanera.

Años después, trabajó con Claude Audran era su ayudante en la decoración de interiores y conservación de las colecciones del Palacio de Luxemburgo. Esta oportunidad le permitió estudiar el ciclo de cuadros barrocos de Petrus Paulus Rubens sobre La vida de María de Medici. Con su talento hábilmente desarrollado participó en 1709 para competir por el segundo premio del concurso Prix de Rome, y lo ganó. Con ello, pudo entrar en la Académie Royale; en este lugar conoció a Rubens y algunos pintores venecianos del siglo XVI, dichos fueron decisivos para su maduración artística.

En 1717 recibió el título de Pintor de fiestas galantes, otorgado por la Academia de artes francesa con la obra Embarque para Citerea. Watteau fue, sin duda, el creador de este nuevo género, el de las fiestas galantes. Este hombre sintió una fascinación absoluta por los cuadros que relataban jóvenes elegantes divirtiéndose en fiestas triviales al aire libre. Watteau logró capturar en los cuadros las emociones banales de los jóvenes y su visión dispersa de los placeres de la vida. Tal vez su gusto por esto se debió a su vida un poco aburrida a causa de la enfermedad que padeció, la tuberculosis, que le puso frente a la muerte varias veces.

El gusto por las fiestas galantes también fue llevado por Watteau al mundo del teatro, en donde dotó muchas escenas de una atmósfera irreal. Su producción teatral se centraba en las fiestas galantes. A diferencia de otros artistas de su época, no se interesó por las escenas de género o las pinturas mitológicas. Este hombre tenía grandes talentos: pintar, dibujar, decorar y colorear.  Esto le permitió crear un estilo innovador y propio; manejo la luz y el color con una delicadeza y un lirismo nunca visto.

Sus obras de escenas galantes, aparte de Embarque para la isla de Citerea (1717), se encuentra  Capitulaciones de boda, baile campestre y Fiesta en el parque, ambas reposan en el Museo del Prado, Madrid. En el mismo año de su obra magistral su condición de salud empeoró a causa de la tuberculosis, por ello, tuvo que dirigirse a Londres para visitar a un famoso médico, pero nunca se recuperó totalmente. A pesar de su estado inestable de salud el pintor siguió realizando sus obras. Representó a payasos, arlequines y otros personajes de la commedia dell’arte, como Arlequín y Colombina (1715) y Los cómicos italianos (1720).

Hasta ese momento el pintor habia desarrollado varias obras tales como: El buscador de nidos (1710), La perspectiva (1715), Bajo un disfraz de Mezzetin (1717), El indiferente (1717), El desliz (1717), Los placeres del baile (1717), Canción de amor (1719), Fiesta veneciana (1719), La muestra de Gersaint (1721), Gilles (1721), entre otras. En cada uno de sus lienzos se percibe la influencia de los grandes pintores flamencos, especialmente de Rubens y de los pintores de la escuela veneciana.

Su estilo, sin embargo, tuvo ciertas particularidades: manejo una sensibilidad en el tratamiento de la luz y el color, una sensualidad, y una delicadeza hasta entonces desconocidos en el mundo del arte. Su estilo fue imitado por otros pintores rococós, pero claramente ninguno logró alcanzar las cualidades de su pintura. Hubo un periodo en donde sus obras decayeron, específicamente con la irrupción del neoclasicismo, aunque, al llegar la Revolución Francesa y, sobre todo, durante el romanticismo, volvió a aumentar.

Con sus obras de reuniones galantes al aire libre, llenas de elegantes cortesanas y caballeros pasando el tiempo en placenteras fiestas,  surgió un nuevo género pictórico que se desprendió de la austeridad y el monumentalismo para desarrollar un estilo ligero y elegante. Ahora bien, el artista pinta parejas de enamorados felices, pequeños grupos de amigos entretenidos, casi siempre en frondosos jardines. En muchas de sus obras se observan figuras aristócratas con actores dispuestos para la escena, que conversan, bailan, escuchan melodías usualmente habían  altos árboles que eran usados como marco arquitectónico.

Cuando sus lienzos y creaciones estaban en el punto culmen, la enfermedad que padecía lo volvió a atacar gravemente. Jean-Antoine Watteau falleció de tuberculosis el 18 de julio de 1721 en Nogent-sur-Marne, fue sepultado a la temprana edad de treinta y siete años. Sus obras fueron inspiración para varios artistas como Nicolas Lancret y Pater que continuaron explotando los mismos temas. Probaron la ejecución de transparencias y la aplicación ligera del barniz. Aunque esto dificulta la conservación y restauración de las obras.

To Top