Síguenos en redes

Artistas

Vincenzo Bellini

Vincenzo Bellini
Tomado de: https://www.instagram.com/p/BwuvlR0B9E-/

Biografía de Vincenzo Bellini

Vincenzo Bellini (3 de noviembre de 1801 – 23 de septiembre de 1835) compositor. Nació en Catania, Italia. Su padre fue un organista. Por ello, desde temprana edad aprendió música y composición. Ingresó al Conservatorio de San Sebastián, en Nápoles, donde fue discípulo de Nicola Antonio Zingarelli. Compuso su primer melodrama: Adelson y Salvini (1825). En esta obra expresó una belleza triste y algo femenina, además algo melancolía, debido a las contrariedades amorosas y su insatisfecho deseo de vivir.

En algunas ocasiones tomó como inspiración en sus composiciones Los Capuletos y los Montescos o La extranjera. Gracias a una representación en el teatro napolitano de San Carlos de la ópera Carlo, su popularidad despegó. Entre 1827 y 1831 compuso: El pirata, La sonámbula y Norma; esta última, se impuso rápidamente en los teatros más importantes de Italia y de toda Europa. Parte del éxito de este compositor italiano se debía a su libretista Romani. En mayo de 1833, Vincenzo Bellini marchó a Londres, donde experimentó una prospera etapa personal y artística. Un año después, en la capital francesa, realizó la composición del libreto de Los puritanos encargado por Carlo Pepoli. Posteriormente, en la villa del judío inglés Lewys, se concibió la última obra maestra de Bellini, representada en 1835 con gran éxito.

El estilo de Bellini, se caracterizó en cierta etapa de su carrera por una singular fuerza dramática. Su típica melodía exhibe todas sus características de pureza lírica: ejemplo de ello es Casta diva, una de las páginas de melodía más puras y llenas de emoción. Además, la inspiración melódica contiene ritmo en los acentos fuertes y marcados de la recitación. Usualmente, Bellini encontró la manera de recortar grandes bloques de motivos y reunirlos poderosamente entre repeticiones corales. El drama resulta armónico, sólido, entre el carácter de los protagonistas y la pasión de los que interpretan el coro. La introducción, de corte rossiniano, es considerado el mejor fragmento musical salido de la pluma del maestro.

Ahora bien, debemos destacar que sus óperas más conocidas son:

Adelson y Salvini (1824)

El pirata (1827)

La extranjera (1829)

Capuletos y Montescos (1830)

La sonámbula (1831)

Norma (1831)

Los puritanos (1835)

Su obra maestra es Norma, de la que destaca su obertura y en donde se conjuga una gravedad clásica con un apasionamiento muy romántico en la expresión. Wagner fue su admirador más conocido, y para el siglo XX fue Stravinsky quien reivindicó la facilidad de Bellini para la melodía, contraponiéndola a las dificultades que parecía encontrar Beethoven en este terreno.

Estuvo en Londres tratando de ingresar al campo de la opera con escaso éxito. Por esto, Bellini se retiró a París. De manera lamentable, a los 33 años la muerte lo sorprendió, tras una infección intestinal.  Bellini fue enterrado en el Cementerio del Père Lachaise, donde permaneció hasta el año de 1876 cuando su cuerpo fue trasladado a la catedral de Catania. Fue despedido con grandes honores y reconocimientos. En su ciudad natal, se realizó un funeral solemne al que asistieron miles de personas de Catania (una amplia participación de autoridades civiles, militares y religiosas), y algunos familiares del compositor. La tumba fue construida por el escultor Giovanni Battista Tassara, mientras que el monumento de la ciudad fue obra de Giulio Monteverde. Además, la familia Formica, donó un Monumento funerario en la catedral de la ciudad y se le ubicó cercano a la tumba de Santa Ágata.

Advertisement

Escritores

Celebridades

Hostnew