Nikolái Gógol

Nikolái Gógol
Dominio Público

Biografía de Nikolái Gógol

Nikolái Gógol (20 de marzo de 1809 – 4 de marzo de 1852) escritor. Nació en la localidad de Sorochintsi, gobernación de Poltava, actual Ucrania. Su familia tenía ciertas comodidades debido a que su padre se desempeñaba como terrateniente, a pesar de poseer una cantidad pequeña de tierras. Además su familia hacia parte de la baja nobleza rutena Nikolái disfrutó de una buena educación y de varios preceptores privados. Su padre murió cuando Nikolái tenía apenas 15 años de edad.

A partir ese momento su madre se encargó totalmente de su crianza, su madre era una mujer con  profundas creencias religiosas que sin duda debieron influir en la visión del mundo de Gógol, aunque también por su entorno familiar. A la edad de diecinueve años se trasladó a San Petersburgo para intentar construir un futuro como burócrata de la administración zarista. Pero la falta de contactos e influencia resultó fatal para su proyecto. Aunque, luego de un tiempo consiguió un irrisorio puesto en la administración zarista, en esta etapa conoció a Aleksandr Pushkin, con quien frecuentó varios círculos literarios rusos.

Su amistad fue muy importante porque Pushkin sería la persona que motivó su carrera como escritor. Además, ayudó para que Gógol consiguiera un puesto como profesor de historia medieval en la Universidad de San Petersburgo de 1834 a 1835. En este momento realizó varios relatos cortos, tales como: La avenida Nevski, el Diario de un loco, El capote y La nariz. En donde el telón de fondo era la ciudad de San Petersburgo. La nariz fue adaptada posteriormente en una pieza de  ópera por Dmitri Shostakóvich.

Aunque antes de estas Gógol había escrito una de sus obras que fue recibida por la crítica con buenos comentarios titulada Veladas en el caserío de Dikanka (1831). Tras éste relato corto llegó otra colección, Mirgorod (1835), en la que se incluye el relato ‘Taras Bulba’, que fue totalmente completada en 1842. En el año 1835 realizó varias colaboraciones en distintas publicaciones, de esa experiencia literaria nació Veladas en la finca de Dikanka, que constituyó un enorme éxito y lo llevo a abandonar la universidad para centrarse definitivamente en la literatura. Ese mismo año publicó Mirgorod y Arabescos, que presentó su paso al realismo crítico. Mirgorod es una continuación de las Veladas y contiene cuatro relatos, entre ellos el poema épico Taras Bulba.

Un año después, Gógol publicó una gran obra de comedia El inspector, realmente esta fue la obra que lo convirtió en un escritor reconocido. La obra posee un notable estilo satírico, que luego fue común en otros de sus escritos. La obra generó gran controversia en su país y fue rechazada por la crítica, aunque esto no quiere decir que fuera una obra de poca calidad.  Así que, Gógol emigró a Roma. En este lugar estuvo por cinco años y luego se trasladó a Alemania, en donde realizó varios viajes por Suiza y Francia.

Fue durante este periodo cuando escribió Almas muertas, la primera parte fue publicada en 1842, y la novela histórica Tarás Bulba, ambientada en el siglo XVI en tierras ucranias, parcialmente ocupadas por los polacos. En la realización de Almas muertas las sugerencias de Pushkin fueron fundamentales en la construcción de la trama, donde describió sarcásticamente la Rusia feudal.

También en ese año publicó El abrigo, obra que se convirtió en un referente en la literatura rusa. Luego de un tiempo Gógol comenzó a sufrir varias crisis emocionales y una profunda crisis espiritual. En este momento su producción mermo notablemente. En 1848 Gógol hizo una peregrinación a Jerusalén, impulsado por sus profundas creencias cristianas ortodoxas. Tras volver, Gógol tomó una impresionante decisión abandonar la literatura para concentrarse en la religión, bajo la dirección del sacerdote ortodoxo Padre Konstantínovskii.

Durante este periodo, como consecuencia de su entrega espiritual decidió escribir varios artículos recopilados en los Fragmentos escogidos de la correspondencia con los amigos (1847) en estos defendió la religión ortodoxa.  Aunque realmente sus problemas espirituales no terminaron. Como consecuencia, Gógol, convencido por el Padre Konstantínovskii, decidió quemar la segunda parte de su obra Almas muertas diez días antes de su muerte el 21 de febrero. Algunos fragmentos que sobrevivieron al fuego y otros que lograron restaurarse fueron publicados póstumamente.

La vida de Nikolái Gógol terminó de una manera trágica, al borde de la locura consumido por una doctrina religiosa ortodoxa que lo convenció de que sus obras eran pecaminosas y debía dejar de escribir por ello. Gógol murió el 4 de marzo de 1852, en Moscú, debido a una gran crisis de locura que generó un colapso nervioso. A pesar de su corto tiempo como escritor no podemos negar que su obra marcó el inicio de la tradición realista en la literatura rusa. Sus obras han sido traducidas al español y a otros idiomas; la primera, Retrato y otros cuentos, fue traducida en 1949 y la última, El inspector, traducida en el año 2010.

To Top