Inicio » Biografía » Napoleón III Bonaparte

Biografía de Napoleón III Bonaparte

 

Carlos Luis Napoleón Bonaparte (20 de abril de 1808- 9 de enero de 1873) Político y militar francés, sobrino de Napoleón I. Fue el único presidente de la Segunda República y el ultimo monarca de Francia. Una vez a la cabeza de la dinastía Bonaparte, Napoleón intento llegar al poder a través de la fuerza. No fue sino hasta el establecimiento de la Segunda República que pudo llegar al poder, convirtiéndose luego en el último monarca francés. Napoleón III llegó al trono en 1852. Su gobierno entre conservador, liberal y a la vez progresista cayó en 1870 debido a sus ambiciones imperialistas y al fracaso en la Guerra franco-prusiana.

Primeros años

Nació en Burdeos, el 20 de abril de 1808.  Era hijo de Luis Bonaparte, el rey de Holanda y hermano Napoleón I, y de Hortensia de Beauharnais, la hija del vizconde de Beauharnais. Tras el regreso de la casa Borbón y la deposición de su tío en 1815, la familia Bonaparte dejo el país y se estableció en Suiza. Cursó estudios en el Liceo de Augsburgo y recibió clases de artes marciales con uno de los antiguos soldados de su tío. En 1830, ingresó al ejercito suizo como voluntario y en 1834, obtuvo el grado de capitán de artillería.

Al igual que su hermano, Napoleón Louis, vivió en Alemania e Italia. Durante su estancia en esta última, Carlos, de ideología liberal, participaría en varias protestas en contra del dominio austriaco.  Con la muerte del duque de Reichstadt en 1832, quedó a cargo de la jefatura de la dinastía Bonaparte. Desde entonces se dedicaría a luchar por el poder, orquestando dos golpes de Estado contra el entonces monarca Luis Felipe de Orléans; uno en 1836 y el otro en 1840.

Camino al poder

Tras el último golpe de Estado, Carlos fue condenado a cadena perpetua en el castillo de Ham. Consiguió salir en 1846 y se estableció en Inglaterra. Después de dos años en este país y gracias al estallido de la Revolución de 1848, Carlos consiguió regresar a Francia. Una vez allí retomo su carrera, participando activamente en la instauración de la Segunda República y el restablecimiento de las libertades.

Ese mismo año sería elegido presidente por el campesinado, gracias a la memoria de su tío y a la asociación de su nombre con una época de orden, libertad y poder. Como presidente, Carlos gobernaría hasta 1852, con un plan de gobierno bastante ambiguo, en el que se mezclaba el autoritarismo y el reformismo liberal.

Durante esos años de gobierno, Carlos, seguiría la corriente conservadora que reinaba en la asamblea; se ganó el respeto y apoyo de los católicos y evitó los malos comentarios y criticas presentándose como una víctima de la asamblea. Carlos recortó además las libertades y el sufragio.

Napoleón III, el ultimo emperador

Decidido a conservar el poder, en 1851, Carlos protagoniza un golpe de Estado con el que pone fin a la república. Al poco tiempo ratifica su lugar con un plebiscito y en 1852, se erige como monarca restableciendo su dignidad imperial y adoptando el nombre de Napoleón III. Eliminó inmediatamente la intervención de los partidos y el parlamento y sentó las bases de la nueva monarquía en la lucha por la hegemonía perdida. Renegó entonces del orden establecido por el Congreso de Viena, encaminando a Francia nuevamente como potencia. Al mantener ocupados a los soldados con las batallas en el exterior, Carlos pudo gobernar sin la amenaza de un golpe.

En el interior, el gobernante implementaría una serie de reformas que le valieron el apoyo de los sectores populares. Mejoró las condiciones de los trabajadores, legalizó la protesta, impulso la creación de los sindicatos y facilitó el desarrollo de la industria. Invirtió además en el ferrocarril, los mercados y la remodelación de las ciudades.

La dureza con la que gobernó en los primeros siete años del imperio, dio paso una tendencia más progresista. Esto puede apreciarse desde la intervención militar en Italia de 1859. El giro progresista llevo pronto al parlamentarismo de 1869-70, no obstante, el imperio encontró su final poco después.

Las aventuras en el exterior, comenzaron a cobrarle factura en los sesentas. En ese entonces el monarca decidiría intervenir en la Guerra de Secesión americana y el establecimiento del gobierno de imperial de Maximiliano I en México. Aunque actuó de manera neutral en el conflicto austro-prusiano, Napoleón III se embarcó, tras un pequeño incidente, en una guerra contra Prusia, la cual marcó el fin de su gobierno. Una vez capturado por el ejército prusiano, caería el imperio e iniciaría la Revolución de la Comuna.

Al ser puesto en libertad, busco refugio en Londres. Desde allí intento recuperar sus derechos, negándose a abdicar. Unos años después encontró la muerte.

Muerte

Napoleón III Bonaparte falleció en Londres el 9 de enero de 1973.