Mark Twain

Biografía de Mark Twain
Pixabay / Libre de derechos

Biografía de Mark Twain

Mark Twain (30 de noviembre de 1835 –  21 de abril de 1910), periodista y escritor estadounidense. Oriundo de Florida, Estados Unidos. Su nombre real es Samuel Langhorne Clemens. Creció en la granja del tío Jonh, un rico comerciante esclavista que poseía unos veinte esclavos, allí su padre se encargaba de los cultivos. La granja estaba ubicada en Hannibal, un pequeño pueblo de Mississippi, gracias a este lugar se inspiró para sus futuras creaciones literarias. A los doce años tuvo que soportar la muerte de su padre. Esto lo llevó a una situación triste, quedó prácticamente en una situación de abandono. Por ello, decidió dejar los estudios. Con el tiempo con ayuda de su hermano entró como aprendiz de tipógrafo en la editorial del Hannibal Journal, en dicho lugar comenzó a interesarse por la escritura. Luego siguió realizando sus primeros artículos periodísticos en otras editoriales.

A la edad de dieciocho años y con cierta independencia económica, Muark Twain decidió irse de la casa para iniciar una nueva vida. La vida lo llevó a establecerse por primera vez en Nueva Orleans; allí comenzó como aprendiz de piloto de un vapor fluvial por el río Mississippi, profesión que le resultó fácil y que desempeñó durante un tiempo hasta que el tráfico fluvial se vio afectado por las consecuencias de la guerra de Secesión de 1861. Debido a esto, junto a su hermano se alistó en una compañía irregular de voluntarios de caballería perteneciente al ejército Confederado. Fueron enviados a Nevada, donde probaron fortuna en las rudimentarias minas de plata.

Siempre tuvo presente que su fin era conseguir una fortuna. Por ello, en las minas trabajaba arduamente para lograrlo, pero la situación no fue tan agradable como él lo imaginaba. Volvió entonces a las letras, comenzó a trabajar como periodista en el Territorial Enterprise de Virginia City, escribiendo artículos con gran soltura, lo que produjo una pronta popularidad. Definitivamente a los veintiocho años, entendió que buscar la fortuna podía traerle una vida infeliz, por eso, decidió entregar su vida de lleno a las letras. Viajó a San Francisco, en 1864, allí conoció a los escritores Artemus Ward y Bret Harte.

«Es mejor tener la boca cerrada y parecer estúpido que abrirla y disipar la duda». Mark Twain

Un año después, se inspiró en los relatos de los mineros de oro de California y escribió su célebre cuento corto de La rana saltarina del condado de las Calaveras

, logrando una enorme fama en todo el país. Este cuento corto fue publicado en la sesión literaria de varios periódicos de la ciudad, donde firmó con el seudónimo de Mark Twain, aunque este seudónimo ya lo había adoptado desde 1863. Este nombre artístico fue elegido por él porque es una expresión que expresa la profundidad necesaria para una óptima navegación.

Cada uno de sus viajes era sin duda un nacimiento de un relato. En 1867, realizó un viaje por Europa y Tierra Santa. Con esta experiencia viajera dio paso al cuento de Los inocentes en el extranjero (1869). Realmente esta historia es una excusa para que Mark Twain exprese su visión sobre las experiencias, la perspectiva de los lugares que visitó: cómo eran sus agentes, sus ferrocarriles, sus hoteles, etc. Todo ello con una mirada libre de prejuicios y muy sincera. En este momento, Mark estaba saliendo con Olivia Langdon, hija de un empresario convencido de la lucha antiesclavista. Con ella, contrajo matrimonio en 1870, y se establecieron en Hartford, Connecticut.

En dicho lugar, rememoró por medio del cuento: Una vida dura (1872), su experiencia como periodista y buscador de oro. Indudablemente uno de sus relatos más famosos fue Tom Sawyer (1876), en este describió su infancia en el pequeño pueblo a orillas del Mississippi donde vivió grandes aventuras. De ese momento en adelante publica una cantidad considerable de cuentos e historias, las más conocidas son: Un vagabundo en el extranjero (1880), relata el viaje de un personaje entre la Selva Negra, en Alemania, y los Alpes suizos; el Príncipe y mendigo (1882), para relatar esta historia tomo con contexto la Inglaterra de los Tudor; Vida en el Mississippi (1883), autobiografía en la que cuenta su vivencia como piloto de barco; Las aventuras de Huckelberry Finn (1884), secuela de Tom Sawyer; Viajes alrededor del mundo siguiendo el ecuador (1897); Un yanqui en la corte del Rey Arturo (1889), fuerte sátira sobre la atmósfera de opresión en la Inglaterra feudal.

«Nunca te equivocaras si siempre haces lo correcto». Mark Twain

Algunos de los títulos mencionados anteriormente fueron editados y publicados por su propia editorial Charles L. Webster and Company fundada en 1884. En esta editorial también apoyó el surgimiento de pequeños autores. Diez años después, Miark Twain decidió mejorar su editorial e invertir en una imprenta automática, pero esta inversión no representó grandes ganancias y terminó con una gran deuda. Ante esta situación, tuvo que parar la función de la editorial y valerse de su fama para promocionar varias conferencias por todo el mundo para obtener fondos. A su regreso, y como era costumbre, publicó una pequeña historia sobre esta nueva experiencia.

Entre 1890 y 1900 sus escritos cambian un poco el estilo y el contenido, exponiendo su notable pesimismo a causa del fracaso de su imprenta y el cierre de la Charles L. Webster and Company, además de la lamentable muerte de sus hijas por meningitis y epilepsia; luego, su mujer enfermó y también perdió la vida. Durante este periodo escribió: Wilson (1894), historia tal vez inspirada en la lucha antiesclavista de su nuero, sobre un asesinato por motivos raciales. En adición, escribió Recuerdos personales de Juana de Arco (1896), una biografía sentimental. Además, fue autor de los cuentos, El corruptor de Hadleyburg (1899) y Oración de guerra (1905), y ensayos políticos, como: El extranjero misterioso.

Como reconocimiento de su impecable labor como periodista y escritor, fue otorgado por parte de Universidad de Oxford el doctorado Honoris Causa en 1907. Tres años después, Mark Twain fue víctima de un infarto agudo de miocardio, que fulminantemente le quitó la vida en Redding, Connecticut. Tras su muerte fue reconocido como el padre de la literatura norteamericana. Un escritor talentoso que tuvo el don de convertir cada experiencia de su vida en un admirable relato.

To Top