Síguenos en redes

Escritores

Mark Twain

Publicado

en

Biografía de Mark Twain
Pixabay / Libre de derechos

Biografía de Mark Twain

Mark Twain (30 de noviembre de 1835 –  21 de abril de 1910), periodista y escritor estadounidense. Oriundo de Florida, Estados Unidos. Su nombre real es Samuel Langhorne Clemens. Creció en la granja del tío Jonh, un rico comerciante esclavista que poseía unos veinte esclavos, allí su padre se encargaba de los cultivos. La granja estaba ubicada en Hannibal, un pequeño pueblo de Mississippi, gracias a este lugar se inspiró para sus futuras creaciones literarias. A los doce años tuvo que soportar la muerte de su padre. Esto lo llevó a una situación triste, quedó prácticamente en una situación de abandono. Por ello, decidió dejar los estudios. Con el tiempo con ayuda de su hermano entró como aprendiz de tipógrafo en la editorial del Hannibal Journal, en dicho lugar comenzó a interesarse por la escritura. Luego siguió realizando sus primeros artículos periodísticos en otras editoriales.

A la edad de dieciocho años y con cierta independencia económica, Muark Twain decidió irse de la casa para iniciar una nueva vida. La vida lo llevó a establecerse por primera vez en Nueva Orleans; allí comenzó como aprendiz de piloto de un vapor fluvial por el río Mississippi, profesión que le resultó fácil y que desempeñó durante un tiempo hasta que el tráfico fluvial se vio afectado por las consecuencias de la guerra de Secesión de 1861. Debido a esto, junto a su hermano se alistó en una compañía irregular de voluntarios de caballería perteneciente al ejército Confederado. Fueron enviados a Nevada, donde probaron fortuna en las rudimentarias minas de plata.

Siempre tuvo presente que su fin era conseguir una fortuna. Por ello, en las minas trabajaba arduamente para lograrlo, pero la situación no fue tan agradable como él lo imaginaba. Volvió entonces a las letras, comenzó a trabajar como periodista en el Territorial Enterprise de Virginia City, escribiendo artículos con gran soltura, lo que produjo una pronta popularidad. Definitivamente a los veintiocho años, entendió que buscar la fortuna podía traerle una vida infeliz, por eso, decidió entregar su vida de lleno a las letras. Viajó a San Francisco, en 1864, allí conoció a los escritores Artemus Ward y Bret Harte.

“Es mejor tener la boca cerrada y parecer estúpido que abrirla y disipar la duda”. Mark Twain

Un año después, se inspiró en los relatos de los mineros de oro de California y escribió su célebre cuento corto de La rana saltarina del condado de las Calaveras, logrando una enorme fama en todo el país. Este cuento corto fue publicado en la sesión literaria de varios periódicos de la ciudad, donde firmó con el seudónimo de Mark Twain, aunque este seudónimo ya lo había adoptado desde 1863. Este nombre artístico fue elegido por él porque es una expresión que expresa la profundidad necesaria para una óptima navegación.

Cada uno de sus viajes era sin duda un nacimiento de un relato. En 1867, realizó un viaje por Europa y Tierra Santa. Con esta experiencia viajera dio paso al cuento de Los inocentes en el extranjero (1869). Realmente esta historia es una excusa para que Mark Twain exprese su visión sobre las experiencias, la perspectiva de los lugares que visitó: cómo eran sus agentes, sus ferrocarriles, sus hoteles, etc. Todo ello con una mirada libre de prejuicios y muy sincera. En este momento, Mark estaba saliendo con Olivia Langdon, hija de un empresario convencido de la lucha antiesclavista. Con ella, contrajo matrimonio en 1870, y se establecieron en Hartford, Connecticut.

En dicho lugar, rememoró por medio del cuento: Una vida dura (1872), su experiencia como periodista y buscador de oro. Indudablemente uno de sus relatos más famosos fue Tom Sawyer (1876), en este describió su infancia en el pequeño pueblo a orillas del Mississippi donde vivió grandes aventuras. De ese momento en adelante publica una cantidad considerable de cuentos e historias, las más conocidas son: Un vagabundo en el extranjero (1880), relata el viaje de un personaje entre la Selva Negra, en Alemania, y los Alpes suizos; el Príncipe y mendigo (1882), para relatar esta historia tomo con contexto la Inglaterra de los Tudor; Vida en el Mississippi (1883), autobiografía en la que cuenta su vivencia como piloto de barco; Las aventuras de Huckelberry Finn (1884), secuela de Tom Sawyer; Viajes alrededor del mundo siguiendo el ecuador (1897); Un yanqui en la corte del Rey Arturo (1889), fuerte sátira sobre la atmósfera de opresión en la Inglaterra feudal.

“Nunca te equivocaras si siempre haces lo correcto”. Mark Twain

Algunos de los títulos mencionados anteriormente fueron editados y publicados por su propia editorial Charles L. Webster and Company fundada en 1884. En esta editorial también apoyó el surgimiento de pequeños autores. Diez años después, Miark Twain decidió mejorar su editorial e invertir en una imprenta automática, pero esta inversión no representó grandes ganancias y terminó con una gran deuda. Ante esta situación, tuvo que parar la función de la editorial y valerse de su fama para promocionar varias conferencias por todo el mundo para obtener fondos. A su regreso, y como era costumbre, publicó una pequeña historia sobre esta nueva experiencia.

Entre 1890 y 1900 sus escritos cambian un poco el estilo y el contenido, exponiendo su notable pesimismo a causa del fracaso de su imprenta y el cierre de la Charles L. Webster and Company, además de la lamentable muerte de sus hijas por meningitis y epilepsia; luego, su mujer enfermó y también perdió la vida. Durante este periodo escribió: Wilson (1894), historia tal vez inspirada en la lucha antiesclavista de su nuero, sobre un asesinato por motivos raciales. En adición, escribió Recuerdos personales de Juana de Arco (1896), una biografía sentimental. Además, fue autor de los cuentos, El corruptor de Hadleyburg (1899) y Oración de guerra (1905), y ensayos políticos, como: El extranjero misterioso.

Como reconocimiento de su impecable labor como periodista y escritor, fue otorgado por parte de Universidad de Oxford el doctorado Honoris Causa en 1907. Tres años después, Mark Twain fue víctima de un infarto agudo de miocardio, que fulminantemente le quitó la vida en Redding, Connecticut. Tras su muerte fue reconocido como el padre de la literatura norteamericana. Un escritor talentoso que tuvo el don de convertir cada experiencia de su vida en un admirable relato.

Biografía

Gerardo de Cremona

Publicado

en

Biografía de Gerardo de Cremona

Biografía de Gerardo de Cremona

Gerardo de Cremona (c.1114 – c.1187) fue un célebre traductor italiano del siglo XII. Adscrito a la segunda generación de traductores toledanos, fue uno de los más prolíficos de su tiempo. Se cree se trasladó a Toledo hacia 1144. Tradujo más de setenta obras del árabe al latín y al griego y fue diacono y parte del cabildo. Con su traducción, el Almagesto se introdujo definitivamente en la tradición científica europea.

Vida

Gerardo  nació en la ciudad de Cremona, en Lombardía, hacia el año 1114. Probablemente, se formó filosófica y científicamente en su ciudad natal. Al sentir curiosidad por el Almagesto de Ptolomeo y no encontrarlo en su tierra natal, se trasladó a Toledo, entonces famosa por sus colecciones de libros árabes.

Aunque se desconoce la fecha exacta en la que llegó a Toledo, es muy probable que fuera antes de 1144, cuando contaba con cerca de treinta años. Algunas fuentes dan testimonio de su estancia en Toledo entre los años  1157 y 1176. Fue miembro del cabildo de la ciudad y diacono. Bajo el patronato de Raimundo de Toledo, trabajó en traducciones junto a Juan de Sevilla.

Obra

Además del Almagesto, que terminó de traducir en 1175, Gerardo encontró  en Toledo numerosas versiones árabes de clásicos grecolatinos y varios tratados originales aun sin traducir. El interés por estas obras le animó a permanecer en la ciudad y a aprender árabe. Tradujo más de setenta obras, entre las cuales figuran escritos de Aristóteles, Euclides, Hipócrates,  Avicena, Al-Kindī, Al-Fārābī y Al-Juwārizmī.

Muchos autores han puesto en duda la autoría de un número tan elevado de traducciones. Lo más probable es que Cremona haya reunido a su alrededor una red de discípulos y colaboradores. En esta red se habrían traducido varias obras de manera colaborativa, practica que fue bastante común en la época. Sea este el caso o no, es indudable el valor de la labor  de Cremona en la recuperación de la cultura clásica.

Una de sus traducciones más importantes, fue, sin duda, el Almagesto. Su traducción introdujo definitivamente a esta obra en la tradición científica europea. Además de esta,  entre sus traducciones figuran: el Compendio de cálculo por reintegración y comparación, de Al-Juarismi; Física, Meteorología y el tratado Sobre el cielo y el mundo de Aristóteles; y el Canon de Medicina de  Avicena.

Sobre su muerte existen diferentes versiones. Aparentemente murió en Toledo en 1187, a los 73 años. Otras fuentes aseguran que murió en Cremona, pues allí fueron llevados sus restos.

Continúa leyendo

Biografía

Juan Luis Vives

Publicado

en

Biografía de Juan Luis Vives
Tomada de picryl.com

Biografía de Juan Luis Vives

Juan Luis Vives , también Joan Lluís Vives (6 de marzo de 1492 – 6 de mayo de 1540) fue un humanista, filósofo y pedagogo del renacimiento español. De familia judía conversa, estudió en las universidades de Valencia y París, antes de establecerse en Flandes. Fue profesor de la Universidad de Lovaina y cercano a Erasmo de Rotterdam,  avanzó en sus escritos ideas innovadoras en cantidad de materias filosóficas, científicas, teológicas y políticas. También tuvo una estrecha relación con Tomás Moro, la cual le llevó a enseñar en Oxford de 1523 a 1528. Destaca, sobre todo, su tratado De las Disciplinas.

Primeros años

Descendiente de una familia  de judíos conversos, Vives nació en Valencia, España, hijo de Luis vives y de Blanca March Almenara. Su padre descendía de los Vives que acompañaron a Jaime el conquistador en su campaña a Valencia; mientras que de parte de su madre, la familia lo ligaba a la poeta Ausias March. En sus primeros años se educó en Valencia con maestros como Jerónimo de Amiguet y Daniel Siroleridano. Más tarde, en 1509, marchó a París, donde tuvo como maestros, entre otros, a Celaya, Enzinas, Lax y Dolz. Así, cursó estudios de teología y filosofía en la Sorbona.

Profesor y escritor

Tras la muerte su padre, en 1512, se estableció en Flandes y  entabló amistad con Erasmo de Rotterdam. En 1518 publicó su primera obra De initiis, Sectis et Laudibus Philosophiae y un año después comenzó a enseñar en la Universidad de Lovaina. A la muerte de su protector el Príncipe de Croy, hubo de dejar Francia por los Países Bajos. Vivió en Amberes y en 1522, ya en Basilea, publicó  De Civitate Dei, un comentario acerca de la obra San Agustín.

Inglaterra

Por su cercana relación intelectual con Tomás Moro, tuvo la oportunidad de trasladarse a Inglaterra y empezar a enseñar en la Universidad de Oxford en 1523. La plaza duro unos años, pues, al igual que Moro se manifiesto en contra del divorcio del monarca Enrique VIII, motivo por el que fue arrestado y tuvo de regresar a Flandes en 1528. Su influencia sobre la Europa del Renacimiento fue enorme. No sólo fueron a consultarle las más influyentes figuras de la Reforma protestante y de la Contrarreforma católica, sino que también fue tutor y educador de importantes nobles ligados a la monarquía de Carlos V.

Figura del humanismo

Vives se convirtió así uno de los máximos exponentes del humanismo renacentista, siendo de origen español. En sus escritos, todos en latín, intentó rescatar el pensamiento aristotélico, limpiándolo de las interpretaciones escolásticas medievales, a la vez que sustentaba una ética inspirada en Platón y las ideas de los estoicos. Hombre ecléctico y universalista, propuso acciones en favor de la paz internacional, la atención de los pobres y la unidad de los europeos, avanzando  ideas innovadoras en una copiosa cantidad de materias filosóficas, pedagógicas,  políticas y teológicas.

Obras

De su vasta obra destacan, los tratados religiosos Sobre el alma y la vida (1538) y  Sobre la verdadera fe cristiana (1543) y en materia pedagógica su tratado De las disciplinas (1531), obra profunda dedicada al rey Juan III de Portugal, que se divide en tres partes:De causis corruptarum artium, De tradendis disciplinis y De artibus, y en las que propone una renovación y planteamiento más cientifico en cuanto a la enseñanza frente a la vacuidad y artificiosidad de la escolástica, entonces reinante.

Siguen esta línea, sus escritos Institutione de feminae christianae (1529), sobre la educación de la mujer cristiana, especie de manual para jóvenes, casadas y viudas;  De ratione studii puerilis (1523), acerca de la educación humanística  y De ingenuarum adolescentium ac puellarum institutione (1545)  y  De officio mariti, sobre la formación y el deber.  Con una temática más social se distinguen los tratados De subventione pauperum (1526), sobre la ayuda a los pobres y  De communione rerum (1535), en contra de los principios individualistas y el extremo comunista.

Otras obras suyas fueron:  De conditione vitae christianorum sub Turca (1526), sobre el problema de la relación con los turcos y la reforma protestante; sobre retórica Rethoricae sive de recte ratione dicendi libri III (1532) y Linguae latinae exercitatio (1538); acerca de la paz De initiis sectis et laudibus philosophia (1521) De pacificatione (1529) y  la dedicada a Carlos V De concordia et discordia in humano genere (1529).  También dedicó sus colecciones de sentencias Ad sapientiam introductio y Satellicia,  a la princesa María.

Muerte

Vives falleció el 6 de mayo de 1540, en Brujas, Bélgica.

Artículos recomendados

Continúa leyendo

Biografía

Juan de Valdés

Publicado

en

Biografía de Juan de Valdés
Tomada de spanisharts.com

Biografía de Juan de Valdés

Juan de Valdés (1499-1541) Humanista y escritor del renacimiento español. Seguidor junto a su hermano Alfonso de Valdés, de la doctrina de Erasmo, en sus primeros años sirvió al duque de Escalona. Más tarde entró a vivir en la corte española y en Roma fue gentilhombre del papa Clemente VII. Muerto el papa, se trasladó a Nápoles, donde sirvió al virrey. Su Diálogo de doctrina cristiana, nuevamente compuesto por un religioso, de 1529, le valió una acusación ante la Inquisición.

Bio

De Valdés nació en Cuenca a finales del siglo XV. Su padre, Fernando de Valdés, regidor de la ciudad, era de familia hidalga asturiana; mientras que su madre, María de la Barrera, era descendiente de judíos conversos. Poco se sabe sobre sus primeros años. Para 1523, ya adolescente, se encontraba en Escalona (Toledo), al servicio- quizás como paje- del marqués de Villena, Diego López Pacheco. Fue a este a quien dedicó su primera y única obra impresa en vida, el Diálogo de doctrina cristiana, publicado anónimamente en Alcalá en 1529. Durante su estancia en Escalona, se vio atraído precozmente  por las problemáticas religiosas de la época. Pronto dejó el servicio del marqués (h.1524), para continuar su formación religiosa en su natal Cuenca o posiblemente en Madrid. Posteriormente estudió en Alcalá.

Erasmista y la vida en Italia

Erasmista, aunque no al extremo de su hermano, en su Dialogo se manifiesto a favor de una reforma religiosa promovida desde la jerarquía de la misma iglesia. La polémica obra, lo vio enfrentando su primer proceso por herejía entre 1529 y 1531, por lo que, anticipándose a las consecuencias se trasladó a Italia. De 1531 a 1534 estuvo en Roma al servicio del papa Clemente VII, con un pequeño paréntesis debido a una breve estancia en Bolonia, y otro efímero periodo como archivero en Nápoles. Muerto el papa en 1534,  sus servicios se interrumpen con la llegada de su sucesor, el papa Pablo II, de la familia de los Farmesio. Al subir al podio, este nuevo papa, enemigo de los Medicis, renovó totalmente su equipo de colaboradores, dejando por fuera al erudito conquense.

Últimos años

De ahí, que 1535,  de Valdés se trasladara a Nápoles. Allí permaneció hasta su muerte, dedicado, entre otras cosas, a la escritura. Inicialmente estuvo en al servicio del virrey; también durante este periodo comenzó su carteo con el cardenal Ercole Gonzaga. Las cartas a éste y a Francisco de los Cobos, lo muestran inmerso en las intrigas políticas de la época; fue crítico del papa y su entorno.

Recién llegado a Nápoles escribió su Diálogo de la lengua,  joya de la prosa castellana que surge en cuanto a las discusiones  humanistas sobre la famosa questione della lingua. El Dialogo se mantuvo inédito hasta el siglo XVIII. Durante sus últimos años, la reflexión religiosa se intensificó dando vida a una cantidad considerable de obras. Entonces, comentó las Epístolas de San Pablo y habló sobre los problemas de la actualidad religiosa en sus sacre conversazioni. También expuso la doctrina del beneficio de Cristo, que alcanzó gran popularidad en Italia e influyó en España, especialmente en el  beato Juan de Ávila y el dominico Fray Luis de Granada, y recogió sus propias exposiciones, escritas a estilo de dialogo junto con su discípula Giulia Gonzaga, en Alfabeto cristiano (1546).

 Otras obras suyas fueron Salterio, Ciento diez consideraciones divinas (1550), Comentario a los salmos y El Evangelio de San Mateo .

De Valdés falleció en Nápoles en 1541.

Continúa leyendo

Escritores

Celebridades

Destacadas

Nuestros partners recogerán datos y usarán cookies para ofrecerle anuncios personalizados y medir el rendimiento.    Más información
Privacidad