Historia y biografía de

Filósofos

Marco Aurelio

Biografía de Marco Aurelio
Glyptothek [Public domain]

Biografía de Marco Aurelio

Marco Aurelio (20 de abril del 121 – 17 de marzo del 181) emperador y filósofo romano. Nació en Roma, Italia. Su nombre de bautizo fue Marcus Annius Verus. Desde niño llamó la atención del emperador Adriano, quien lo definió como un ser franco e inteligente, por ello, le dio la orden a Antonino Pío que lo adoptara, quedando como el futuro sucesor del trono. Desde joven recibió enseñanza en retórica griega y latina bajo la tutoría de Herodes Ático y Marco Cornelio Frontón, este último se convirtió en su amigo y consejero espiritual. Marco Aurelio desarrolló las ideas estoicas, desde el 133 fue reconocido como un filósofo.

Años después, fue nombrado césar y luego, cónsul, durante esa etapa se casó con su prima Faustina la Joven, hija de Antonino Pío. Así que cuando Antonino Pío falleció, Marco Aurelio fue designado emperador, en el 161. La tarea para Marco Aurelio era compleja ya que debía mantener un imperio prospero, logró obtenido por Antonino Pío durante veintitrés años de reinado. Ahora bien, cuando Marco Aurelio fue nombrado emperador, lamentablemente inició un período enormemente conflictivo para el imperio, los ataques de los bárbaros se intensificaron y salieron de control, las revueltas populares y las epidemias azotaron a la población. A la serie ininterrumpida de guerras y calamidades que tuvo que soportar, el emperador opuso su serenidad y su fuerza moral.

En cuanto a su reacción con los cristianos, siguió los pasos de Trajano al evitar la persecución, pero eso no quiere decir que no reprimía las manifestaciones públicas de su fe y castigaba a los fieles que eran denunciados por negarse a celebrar el culto de la religión ancestral. Sin embargo, siempre estuvo más interesado por eliminar el proselitismo y sus prácticas rituales que el cristianismo como tal. De hecho, los cristianos nunca lo incluyeron en su lista de perseguidores. Su actitud mientras dirigía el imperio siempre fue pacífica y centró su preocupación en la economía. Por lo anterior, se vio forzado a concertar empréstitos y a utilizar parte del patrimonio imperial ante la urgente necesidad de constituir un ejército de esclavos, gladiadores, extranjeros y fugitivos para hacer frente a la presión de los bárbaros.

Afortunadamente, consiguió hacerles frente a los germanos hasta más allá del Danubio en el 168, vencer a los partos y arrebatar parte de Mesopotamia (161), además, sometió a marcomanos (172), cuadros (174) y sármatas (175).  Ese mismo año, se concretó la paz general y la ocupación de una franja de seguridad al norte del Danubio, admitió en el imperio a bárbaros como colonos y soldados. Sin embargo, una revuelta en el norte de Italia le prohibió temporalmente dicha práctica. Dos años después, los bárbaros acabaron con la paz, Marco Aurelio emprendió una nueva campaña, durante esta el pueblo fue sucumbido por una peste, así que el propio emperador fue azotado por ello, su hijo Cómodo asumió el poder.

Marco Aurelio siempre tuvo el hábito de escribir durante sus viajes: escribió cartas frecuentes a su maestro Marco Cornelio Frontón, a quien comentaba cuestiones de estilo y retórica e informaba sobre el curso de sus estudios y acerca de su salud, después decidió escribir en griego, ya que solo lo hacía en latín. Su estilo, aunque bajo la influencia de los maestros estoicos, no tuvo la dureza dogmática de Epicteto, de quien adoptó el elogio de la libertad humana, o del tono docto y académico de Séneca. Sus textos parten de una reflexión íntima y crítica, y tiene una tendencia a transformar la doctrina en un constante examen de la conciencia.

Su gran obra, las Meditaciones o Pensamientos, es considerado su mayor legado que muestra el resultado de las reflexiones morales que fue dejando por escrito hasta los últimos días de su vida, nunca tuvo un plan estricto o preestablecido para construir dicha obra. Esta se encuentra dividida en doce libros y redactada en griego, contiene una serie de reflexiones inspiradas por su experiencia cotidiana, sacando a flote la influencia estoica, en particular la de Epicteto. Marco Aurelio considera que su visión del hombre es pesimista, ya que para él sus pasiones son el factor principal de la corrupción del mundo. Es muy diciente el hecho de que se inspirara tanto en un esclavo como Epicteto y que detestara el poder despótico, cuyo ejercicio él mismo ejerció.

Finalmente, Marco Aurelio murió el 17 de marzo de 180 en Vindobona, al lado de su hijo y sucesor Cómodo. Tras su muerte fue deificado y sus cenizas llevadas a Roma, específicamente al Mausoleo de Adriano, estuvieron allí hasta el saqueo visigodo de la ciudad en el año 410. Se construyó además una columna conmemorando sus victorias contra los sármatas y los germanos. Cómodo asumió el poder. Este nombramiento puso fin a una serie de «emperadores adoptivos», fue muy criticado posteriormente debido a que Cómodo se convirtió en un líder político y militar paranoico, egoísta y afectado por problemas neuróticos. Así que, la muerte de Marco Aurelio es vista como el fin de la época de mayor prosperidad del Imperio, conocida como Pax Romana.

To Top