Inicio » Biografía » Escritores » León Tolstói

Biografía de León Tolstói

León Tolstói (9 de septiembre de 1828 – 20 de noviembre de 1910) escritor. Nació en Tula, Imperio ruso. Su padre era un noble propietario Nikolái Ilich Tolstói y su madre una acaudalada princesa María Volkonski, Tolstói. Su familia gozó de grandes comodidades por lo que León pudo estudiar en importantes colegios. Su vida hasta la juventud se desarrolló entre la gran urbe y el campo, para él los dos espacios tenían gran valor, pues el primero representaba el deleite, el derroche y el lujo, el segundo, fue el lugar que amaba y que posibilitó el despertar de sus sueños literarios.

León quedó huérfano rápidamente, su madre murió cuando el sólo tenía dos años y su padre murió en 1837. Por ello, tuvo que trasladarse al hogar de sus tías, su vida llena de comodidades continuo sin ningún problema. En este nuevo hogar conoció varios chicos que se convirtieron en sus amigos ya que sus tías se desempeñaban como cuidadoras de varios jóvenes de la aristocracia.  Al terminar sus estudios ingresó a la Universidad de Kazán, para estudiar Letras, carrera que abandonó para cursar derecho. Realmente su rendimiento académico nunca fue bueno y tuvo que ser empujado por sus familiares.

Durante su juventud fue descrito como un joven sin vergüenza, ocioso, libertino, consumidor de alcohol, jugador de cartas y mujeriego, sus familiares aseguraban que León no tenía ninguna  convicción moral y religiosa. Vivió algún tiempo tanto en la bulliciosa Kazán como en la corrompida y deslumbrante ciudad de San Petersburgo. Luego volvió a su pueblo natal donde estuvo concretamente en la granja familiar ubicada en Yasnaia Poliana, fue testigo de la dura vida de los siervos, de su miseria y el dolor que afrontaban. A raíz de esta deprimente experiencia, se prometió ayudar para el mejoramiento y enmienda de las opresivas condiciones de los pobres.

Decidió ingresar a la carrera militar, luego de un tiempo fue nombrado oficial de artillería. Vivió duras experiencias en los enfrentamientos contra las guerrillas tártaras en las fronteras del Cáucaso, logró descubrir su nivel de temeridad y desprecio por la muerte. En ese sentido, desarrolló una nueva fe panteísta y un indeleble y singular misticismo. En 1853 decidió volver al campo de batalla cuando pidió ser integrado al frente de batalla para luchas en la guerra de Crimea, pero su sensibilidad exacerbada no toleró la ineptitud de los generales y el estéril heroísmo de los soldados, de modo que pidió su retiro.

Como se lo había propuesto décadas atrás, Tolstói realizó varios viajes a Francia, Alemania, y Suiza con la intención de nutrirse de ideas revolucionarias y pedagógicas que le permitieron abrir una escuela para pobres y fundar un periódico sobre temas didácticos al que bautizó Yasnaia Poliana. La enseñanza en su institución totalmente gratuita, los alumnos podían entrar y salir de clase a su antojo y jamás, por ningún motivo, se valían de los castigos. La escuela estaba ubicada en una casa próxima a la que habitaba Tolstói.

Su inclinación por la libertad de palabra para todos fue una cuestión muy juzgada en ese momento, despertó la ira del gobierno y hasta de los disidentes políticos, que a los pocos años mandó cerrarla. Era uno de los primeros reveses de su proyecto reformador. Sus discrepancias y conflictos con la Iglesia Ortodoxa también se hicieron notorias cuando negó abiertamente su parafernalia litúrgica, y la catalogó como una inútil profusión de iconos. Realmente, Tolstói se había convertido en un hombre odiado por casi todas las esferas de la sociedad rusa.

Se presentó en contra del ejército afirmando que toda forma de violencia era contraria a las enseñanzas de Jesucristo, con lo que se ganó la enemistad de los militares y hasta del propio zar. Una de las peores situaciones que afrontó fue la muerte de su hermano Nicolás, acaecido el 20 de septiembre de 1860. Al año siguiente, se estableció junto a su joven esposa Sofía Behrs definitivamente en Yasnaia Poliana. Durante este periodo Tolstói escribió Guerra y paz, se narra la epopeya de la invasión de Rusia por Napoleón en 1812, en la que se recrea asombrosamente la vida de quinientos personajes.

Esta obra le ganó fama en Rusia y en Europa, luego de su traducción al inglés y otras lenguas como el alemán y el francés. Tolstói nunca se sintió halagado por esta situación y tampoco se ufanó de ella. Esta fue publicada totalmente con todas sus correcciones en 1869. Sus principales obras fueron: Ana Karenina (1875-1876), donde se relata una febril pasión adúltera, La sonata a Kreutzer (1890), curiosa condenación del matrimonio, y La muerte de Iván Ilich (1885). Sus personajes siempre llevaron desenlaces dramáticos y condiciones de vida extremas.

Al final de sus días Tolstói vivió entre campesinos, predicando con el ejemplo su doctrina de la pobreza, trabajó como zapatero durante varias horas al día y repartiendo limosna. Estuvo muy distanciado de su familia, que no podía aceptar su forma de vida, desarrolló la costumbre de no  fumar y de beber alcohol, se alimentaba de vegetales. El 14 de noviembre de 1919 Tolstoi fue víctima de una deficiencia pulmonar que lo obligó a buscar refugio en la casa del jefe de estación de Astapovo. Hasta este lugar llegó su esposa.

La vida de Tolstói mostró un compromiso con la verdad del  Evangelio por lo que fue catalogado como un anarquista cristiano, provocando el desconcierto entre los de su clase. Sus obras ensayistas más destacadas son: Confesión (1882), El primer peldaño (1891), Iglesia y Estado (1891), El Reino de Dios está en Vosotros (1894), No Puedo Callarme, ¿Qué es el Arte?, Cantando por mi vida, La escuela de Yásnaia Poliana, El origen del mal y por último, La esclavitud de nuestro tiempo (1909).