Síguenos en redes

Inventos

Historia del Semáforo

Historia del Semáforo
Pixabay

HISTORIA DEL SEMÁFORO

 

El semáforo es una herramienta reguladora del tráfico vehicular y el tránsito peatonal, ubicados en diferentes lugares de las carreteras de una ciudad o localidad. El origen de la palabra semáforo viene del griego σῆμα (sema), que significa señal y φόρος (foros), que significa portador, es decir, que el semáforo es lo que lleva las señales.

El primer semáforo de la historia fue creado por John Peake Knight, un ingeniero ferroviario que utilizó como punto de partida las señales ferroviarias establecidas en esa época; y fue puesto en marcha el 9 de diciembre de 1868 en la ciudad de Londres. Este elemento estaba conformado por dos brazos, que se levantaban para señalar en qué sentido debía de detenerse el tráfico, para el uso nocturno, este primer semáforo tenía dos lámparas de gas de color rojo y verde; la utilización de este semáforo debía hacerse con un policía, ya que este era de uso manual y debía ser manejado por una persona. La durabilidad del primer semáforo fue de unos cuantos días, ya que el 2 de enero de 1869 estalló y le causó la muerte al policía que lo manejaba.

Para el año 1910, Ernest Sirrine realizó mejoras en el semáforo creado por John Peake Knight, y convirtió ese modelo en uno automático, adicionándole las palabras stop (detenerse) y proceed (proceder). En el año 1912 ocurrió un suceso cuestionado, ya que Lester Wire, un miembro de la policía decidió regresar al modelo de semáforo primitivo manual con luces rojas y verdes, adicionándole un sistema de luces electicas y un zumbador que advertía el cambio de estado del aparato, además permitió que los bomberos y la policía pudieran cambiar el estado de los semáforos, cuando se presentara una emergencia. La idea de Wire sin duda fue muy creativa, sin embargo, no pudo ser patentado por ser trabajador del gobierno.

Los avances tecnológicos en campos como la electrónica y la electricidad, permitieron que se innovaran nuevas técnicas aplicadas a la señalización programada, entre ellas se encontraba el semáforo; por lo que en el año 1917 fue patentado por William Ghiglieri el primer semáforo automático, el cual contaba con luces eléctricas verdes y rojas, además de un sistema manual que permitía usarlo cuando no había fluido eléctrico. Este nuevo modelo de semáforo, fue puesto en marcha en San Francisco, California.

En el año 1920, un inventor de semáforos de esa época llamado William Potts, fue el encargado de adicionar la luz amarilla al semáforo; en ese tiempo los semáforos estaban en ya en todos los piases del mundo, sin embargo, los nuevos modelos de 3 luces eran mucho mejores ya que advertían de una mejor manera a los conductores que se aproximaba el cambio a la luz roja para detener el vehículo. Al igual que Lester Wire, Potts no pudo patentar su invento debido a que era policía y hacía parte de un cargo público. Para el año 1923, se patento por primera vez un semáforo eléctrico de tres etapas, Garrett Morgan fue el encargado de hacerlo, a pesar de esto, su modelo de semáforo aun contaba con dos brazos y contaba con palabras iluminadas. Un tiempo después, Morgan vendió su diseño por cuarenta mil euros a la empresa General Electric.

No fue sino hasta el año 1936, cuando Charles Marshall inventó por primera vez un sistema rotatorio, que mostraba el tiempo que quedaba antes del cambio de estado del semáforo, que es el modelo al que más se ajustan los semáforos de la actualidad.

El funcionamiento del semáforo, se basa en la rotación de tres luces las cuales indican:

  • Rojo: Indica detención inmediata, en algunos países la luz no es fija, sino que parpadea.
  • Amarillo: Indica detención preventiva, si no hay tiempo de hacerlo se debe pasar en cautela.
  • Verde: Indica poder avanzar siempre y cuando no haya ningún obstáculo.

A medida de la evolución, se fuero creando distintos tipos de semáforos, entre los que se encuentran los peatonales (No cuentan con luz intermedia), para bicicletas y transporte público.

Escritores

Celebridades

Hostnew