Historia del primer viaje de Cristóbal Colón

El primer viaje de Cristóbal Colón

El primer viaje de Cristóbal Colón, también conocido como «El Viaje del Descubrimiento» fue la expedición marítima que llevó a cabo Colón al servicio de los Reyes Católicos y que partió del Puerto de Palos de Huelva, el 3 de agosto de 1492.  El viaje de tenía como fin la creación de una nueva ruta hacia Asia que facilitara el comercio de especias. Sin embargo, en un giro del destino Colón y sus tres naves terminaron encontrando el continente americano. La noche del 11 al 12 de octubre Colón avisto tierra, pero no era Asia; el nuevo mundo se abría para el comienzo de una nueva era que cambiaría para siempre la historia de Europa, África y el nuevo continente.

La primera expedición de Cristóbal  Colón

El que habría de ser uno de los viajes más trascendentales de la historia comenzó a tomar formar en mayo de 1942. Cuando llegó al puerto de Huelva la carta de los Reyes católicos en la que se ordenaba a la municipalidad, contribuir con dos naves a la expedición de Colón. Las naves se construyeron en cuestión de meses, mientras Colón reclutaba a la tripulación, con la que finalmente partió el 3 de agosto de 1492.

La Pinta, la Niña y la Santa María

A bordo de la Pinta, la Niña y la Santa María, Colón y sus hombres se dirigieron primero a las Islas Canarias, donde realizaron una serie de reparaciones y aprovisionamientos con miras a la parte más dura de la travesía. Al terminar los últimos detalles, el 6 de septiembre, el grupo partiría rumbo a Asia, encontrándose en el trayecto con grandes sorpresas y dificultades.

Según los cálculos de Colón, el trayecto hacia las islas de Cipango (Japón), seria de unas 700 a 750 lenguas (o unos 6000 km) partiendo desde las Canarias. No obstante, y como ya se sabe, los cálculos desde un inicio estuvieron mal, por lo que no es de extrañar que la tripulación no encontrara tierra en el tiempo esperado.

El 16 de septiembre las naves llegaron al Mar de los Sargazos, poblado por gran cantidad de algas y animales, lo que hizo creer a los navegantes que había tierra cerca. Pero no fue así, para el 1 de octubre la tripulación llevaba cerca de un mes en el mar-desde su salida de las Islas Canarias- sin avistar tierra, el cansancio había llegado y el olor era inaguantable, por lo que muchos esperaban que Colón diera la orden de regresar.

El 7 de octubre y tras observar el vuelo de algunas aves, Martin Alonso Pinzón ordenó cambiar el rumbo para colocarse en el paralelo 24, lo que llevaría a las naves al hoy Archipiélago de las Bahamas; si la flota hubiera seguido el plan habrían llegado a la península de la Florida. Durante los siguientes días los tripulantes vieron hierba hasta que el 8 de octubre esta desapareció súbitamente; al parecer habían atravesado la barrera de los Sargazos.

La tripulación nerviosa pidió entonces a Colón que no extendiera mas la búsqueda, ya era hora de regresar, sin embargo, este consiguió unos días más (lo único que necesitaba).

¡Tierra a la vista!

El 11 de octubre se vieron los primeros rastros de tierra en el mar y a la madrugada del 12 de octubre Colón dijo a ver visto una especie de lucecilla

que se movía en la oscuridad. Ya al amanecer Rodrigo de Triana, marinero de la Pinta daría el aviso de tierra a la vista. No obstante, el botín por ser el primero en ver tierra iría a Colón, ya que el día anterior había visto una lucecita proveniente de aquel lugar. Sin saberlo Colón y los demás tripulantes de la Pinta, la Niña y la Santa María, había protagonizado uno de los hechos mas importantes de la historia: El descubrimiento de América o el entonces Nuevo Mundo.

Colón y sus hombres le abrieron la puerta a una nueva era, la de los descubrimientos, la conquista y la colonia; y con esto a la esclavitud, los saqueos y la evangelización.

Las tres naves atracaron en una pequeña isla llamada por los nativos como Guanahaní; esta fue luego fue rebautizada por Colón como San Salvador.

El resto es historia…

Te puede interesar

To Top