Síguenos en redes

Historia

Historia del Ku Klux Klan

Historia del Ku Klux Klan
Dominio público

Historia del Ku Klux Klan

Ku Klux Klan (1866), es una organización terrorista de extrema derecha de doctrina xenófoba, homofóbica, racista, antisemita, anticomunista, anticatólica. Surgió luego de 1865 en fechas cercanas al final de la Guerra Civil Americana. Fue creada por algunos veteranos habitantes de un pueblo de Tennessee, El general confederado Nathan Bedford Forrest fue el primer líder. Ellos se encontraban hartos de la situación del país y de su territorio a causa de las políticas del presidente Andrew Johnson, empezaron a expresarlo por medio de panfletos burlescos hacia todos los grupos humanos que consideraban culpables de esta situación. Solían salir en las noches con sabanas que les cubrían el rostro para asustar a las personas.

Posteriormente, empezaron a cometer abusos contra los scalawags, básicamente era una denominación peyorativa que se le impuso a las personas blancas sureñas que se unieron al Partido Republicano luego de la guerra, también atacaron duramente a los afroamericanos que en ese momento estaban saliendo del régimen esclavista y abrazando la libertad. Rápidamente, su influencia comenzó a extenderse en muchos estados sureños a partir de 1870. Fue entendido como un vehículo para la resistencia sureña blanca a las políticas de la Reconstrucción del Partido Republicano, que se abanderó de la igualdad política y económica para la población negra.

A partir de 1867, la intervención afroamericana en la vida pública de los estados sureños fue uno de los cambios más radicales de la Reconstrucción, los negros ganaron la elección de los gobiernos del sur del estado e incluso del Congreso de los Estados Unidos. Esto era el resultado de las políticas de Reconstrucción Radical, que tanto enfurecían a los miembros del Ku Klux Klan.

Las campañas clandestinas de intimidación y violencia dirigida a los líderes republicanos blancos, en este caso el asesinato del congresista de Arkansas James M. Hinds, tres miembros de la Legislatura de Carolina del Sur y varios miembros de las convenciones constitucionalistas. El reino del terror, como fue denominado, claramente afectó la población negra, el Klan invadió iglesias de la comunidad negra para atacarlos, prendió fuego a muchos hogares de afroamericanos. Ante esto, el Congreso aprobó una legislación diseñada para frenar el terrorismo de la organización.

Uno de los objetivos de este grupo, era lograr el restablecimiento de la supremacía blanca, a través de los triunfos demócratas en las legislaturas estatales del Sur. Para realizar dicho objetivo, el oficial del Ejercito Confederado partícipe de la Guerra de Secesión, George Gordon, convocó a una gran reunión en la localidad de Nashville para enrutar todos los grupos simpatizantes con el Ku Klux Klan, entre ellos, los Chaquetas Amarillas, la Hermandad Blanca o los Gorras Rojas. La visión era establecer un cuartel general en cada Estado de Norteamérica.

Luego de esto, los grupos simpatizantes a principios del siglo XX, que tenían la membresía del Ku Kluz Klan, rozó los 4 millones de personas en Estados Unidos. Estos emprendieron una ola de actos incendiarios, manifestaciones, desfiles que denunciaban todo grupo que no fuera nativo, blanco o protestante, como a: inmigrantes, católicos, judíos, negros y trabajadores organizados. Los actos iban desde el ámbito simbólico hasta la implementación del terrorismo: bombardeos a escuelas e iglesias negras, cruentos asesinatos a mujeres, hombres, ancianos y niños de barrios negros, hasta casos de abuso sexual.  Estos también afectaron en menor impacto a los blancos republicanos.

Entre las zonas más notorias de la actividad del Klan se encontraba Carolina del Sur, donde e principios de 1871, 500 hombres enmascarados y vestidos con túnicas blancas atacaron la cárcel del condado de la Unión y lincharon a ocho prisioneros negros. El KKK utilizó a su favor la notable minoría en cuanto a la proporción de habitantes blancos y negros. A diferencia de otras zonas de Estados Unidos. La organización acogió personas de todos los estatus y ocupaciones, desde pequeños agricultores y trabajadores hasta plantadores, abogados, comerciantes, médicos y ministros.

Muchos miembros del Klan pertenecían a las instituciones del gobierno, jueces, policías, abogados, entre otros. Estos se negaron a tomar medidas contra las injusticias y ultrajes cometidos en nombre de la supremacía blanca. Existía una suerte de silencio absoluto con el fin de encubrir a los miembros de este grupo racista, dándoles una aprobación discreta. Una solución planteada por los gobiernos estatales republicanos en el Sur fue buscar ayuda en el Congreso. A raíz de la petición surgió la Ley Ku Klux Klan de 1871, se judicializaron algunas acciones del KKK como delitos federales, incluidas conspiraciones para obstaculizar a los ciudadanos del derecho a ocupar cargos, prestar jurados y disfrutar de la protección igual de la ley. La ley autorizó enviar fuerzas federales para suprimir la violencia Klan.

Sin embargo, las fuertes leyes y acciones de algunos funcionarios del gobierno y de autoridades no fue suficiente. El domingo de Pascua de 1873, ocurrió la conocida masacre de Colfax, el evento más cruento de violencia racial durante el periodo de la Reconstrucción. Ante un hecho de abuso racial, algunos ciudadanos negros se opusieron a la violencia del Klan y a sus aliados de la Liga Blanca en Luisiana. Como resultado, fueron asesinados ciento cincuenta hombres, mujeres y algunos niños negros.

Por algunos años las incursiones de esta organización estuvieron en merma, por la fuerte ley ejecutada. Pero esto cambió cuando el Partido Demócrata se toma el Sur. En 1915, los nativistas protestantes blancos retomaron la organización del Ku Klux Klan cerca de Atlanta, Georgia. Esta segunda generación del Klan vivió con los temores de que una revolución comunista similar al triunfo bolchevique en Rusia en 1917 arribara a Norteamérica. La organización tomó como símbolo una cruz en llamas y fueron responsables de mítines, desfiles y marchas de una ritualidad asombrosa.

La Gran Depresión y sus resultados fue fulminante para la existencia del Ku Klux Klan, la organización se disolvió temporalmente en 1944. Aunque veinte años después, revivieron los bombardeos, palizas y tiroteos contra activistas blancos y negros en los Estados del Sur. Estas acciones, llevadas a cabo discretamente pero aparentemente con apoyo de miembros locales del Klan, indignaron a la nación y la motivó para apoyar la causa de los derechos civiles. En 1965, el presidente Lyndon Johnson condenó públicamente al Klan y anunció el arresto de cuatro miembros del Klan presuntamente relacionados con el asesinato de una trabajadora blanca de derechos civiles en Alabama. Cada vez los casos de violencia en manos del Klan iban disminuyendo. Algunos reductos se integraron a las organizaciones neonazis u otras organizaciones extremistas de derecha desde la década de 1970 en adelante.

Con la llegada de Donald Trump al poder se han revivido episodios bochornosos en los que se intenta exponer una idea de supremacía blanca. En el 2017 se removió la estatua del general confederado Robert E. Lee, desencadenó una manifestación por parte de los “nacionalistas blancos”. La manifestación terminó con una mujer fallecida y al menos 19 heridos. Actualmente, los grupos del KKK tienen entre 5.000 y 8.000 miembros en todos los Estados Unidos.

Escritores

Celebridades

Hostnew