Historia y biografía de

Cultura

Historia del Día del Padre

Historia del Día del Padre
Pixabay / Libre de derechos

Historia del Día del padre

La celebración del Día del Padre fue concebida por la señora Sonora Smart Dodd, nacida en el condado de Arkansas, Estados Unidos. Su padre un granjero que luego sería Sargento en la Primera Artillería Ligera de Arkansas durante la Guerra Civil, llamado William Jackson Smart. Ella y su padre luego de la muerte de su madre tuvieron que cuidar el hogar. William era un hombre amoroso y muy hogareño, por ello, Sonora lo amaba y respetaba. Su padre para brindarle lo mejor a Sonora y sus cinco hermanos decidió mudarse a Spokane, Washington.

Un domingo asistió a la Iglesia Episcopal Metodista Central, como de costumbre, mientras escuchaba el sermón que tocaba el tema del papel de la madre y el recién estipulado Día de la Madre en la Iglesia, Sonora reflexionó, pensando en William, que la paternidad también necesitaba ser reconocida. Posteriormente, se contactó con la Alianza Ministerial de Spokane y propuso el establecimiento de una fiesta en conmemoración a los padres. Sin dudarlo sugirió la fecha de cumpleaños de su padre, el 5 de junio, para celebrar el Día del padre. Luego de un acuerdo se eligió el tercer domingo de junio.

El primer Día del Padre se celebró el 19 de junio de 1910 en Spokane, Washington. Realmente, fue una fiesta pequeña en donde asistió la comunidad religiosa y otros agregados. Aunque al año siguiente no se realizó, Sonora no iba a permitir que la celebración terminara siendo un fracaso; así que, con el tiempo, hizo lo necesario para popularizar el Día del Padre, hasta que con el tiempo fue acogido en gran parte del territorio estadounidense. En 1916, el presidente de turno Woodrow Wilson envió un telégrafo a Spokane elogiando la celebridad del Día del Padre.

A pesar que la fiesta ya tenía acogida y era celebrada de diversas maneras en los Estados, no cayó mal que en 1924 el presidente de turno Calvin Coolidge, fascinado con el reconocimiento a los padres, estipuló el tercer domingo de junio, Día del Padre, como una fecha de celebración nacional. Finalmente, en 1966 el Presidente electo Lyndon Johnson, avaló una proclamación presidencial que declaraba el tercer domingo de junio como Día del Padre en Estados Unidos. La mayoría de países vecinos poco a poco empezaron a abrazar dicho festejo, en gran medida por las propagandas de periódicos o por la presencia de norteamericanos en países vecinos que implantaban la celebración en su entorno.

La festividad empezó a calar en el continente americano, específicamente, en América Latina, donde se celebra el Día del Padre cada tercer domingo del mes de junio. Claro está que existen excepciones y el motivo de la celebración en algunos países varía, por ejemplo, en Argentina, aunque tradicionalmente se celebra el Día del Padre el tercer domingo de junio, el motivo de la primera conmemoración ocurrió un 24 de agosto de 1816, en honor al padre de la Patria José de San Martín. Otro caso particular es el de República Dominicana, donde en el principio se celebró por varios años el último domingo de junio, justo un mes después del día de las Madres. Por otro lado, en Brasil, se celebra cada segundo domingo del mes de agosto. En cambio, en la República Dominicana se celebra el último domingo de julio, y en Guatemala y en El Salvador el festejo es el 17 de junio.

Es cierto que la celebración del Día del padre, también tiene sus motivaciones en la celebración de San José, esposo de María y patrono de la Iglesia Universal. La fiesta religiosa tiene lugar el 19 de marzo de cada año. En el catolicismo es celebrado con una catequesis en su nombre, en la que se demuestra gratitud y devoción por su capacidad de custodiar a la Virgen Santa y al Hijo Jesús. Ser custodio debe ser el deber de los padres, ya que fue el sello distintivo de José en su gran misión. Ahora bien, en varios países europeos como España, Italia y Portugal, el Día del padre se celebra el 19 de marzo basado en la festividad de San José, el padre de Jesús. No obstante países como Bolivia y Honduras, también lo conmemoran en esta fecha solemne.

En el caso español, la maestra de la Dehesa de la Villa, Manuela Vicente Ferrero, decidió celebrar en su escuela una fiesta para agasajar a los padres de sus alumnas. La idea surgió porque los padres celosos afirmaban que ellos también merecían un día, como las madres lo tenían.  Así que, la fiesta en honor a los padres, incluyó: misa, entrega de obsequios manuales y un festival infantil con poesías, bailes y teatro. Su devoción religiosa la hizo elegir la fecha de la onomástica de San José, considerándole modelo de padres y cabeza de la familia cristiana.

Hoy en día muchas personas aluden esta celebración como una fecha en donde el comercio tiene grandes ganancias, al igual que los medios publicitarios, los almacenes de cadena y centros de entretenimiento.  Asegurando que el sentido de la celebración se ha perdido. Es necesario recordar que el origen de esta celebración es honrar el papel de todos los padres y los hombres que actúan bajo esta figura.

To Top