Historia y biografía de

Científicos

Chernobyl, Historia del accidente nuclear.

Accidente de Chernóbil
Tomado de: https://www.instagram.com/p/Bwh4fXbn7MG/

Historia del accidente de Chernóbil (Chernobyl)

Accidente de Chernóbil (26 de abril de 1986) catástrofe nuclear que tuvo lugar en Chernóbil, Ucrania. Se considera uno de los sucesos más lamentables de la historia. El día sábado 26 de abril del año 1986 se llevó a cabo una prueba con la intención de aumentar la seguridad del reactor nuclear nº4 instalado en la central nuclear de Chernóbil. La intención de la prueba realizada por los técnicos era averiguar cuánto tiempo la turbina de vapor podría generar energía eléctrica después de la pérdida de suministro de energía eléctrica.

Las condiciones bajo las que se realizaría la prueba habían sido acordadas previamente. Un equipo especial de ingenieros eléctricos se encontraba presente para probar el nuevo sistema de regulación de voltaje. En la madrugada comenzó la reducción programada de potencia, llegando al 50 % de su capacidad. Un problema se desató: una planta de energía regional quedó fuera de línea, y el controlador de la red eléctrica en Kiev ordenó detener la reducción de la producción eléctrica de Chernóbil, ya que debía satisfacer la demanda pico de la tarde. El director de Chernóbil siguió las ordenes y aplazó la prueba. Sin embargo, se llevaron a cabo algunas pruebas que no afectaron a la potencia del reactor; se desactivó el sistema de emergencia de enfriamiento del núcleo, destinado a proporcionar agua a la central en caso de una pérdida de refrigerante.

A las 11 de la noche el controlador de la red de Kiev permitió reanudar la reducción de potencia. Claramente, la prueba, como tenían pensado, debía terminar en el horario diurno y en la noche solo se pretendía controlar el calor remanente. Alexandr Akimov era el jefe del turno nocturno y Leonid Toptunov era el encargado del régimen operacional del reactor fueron testigos de una reducción en la potencia, esto por la producción natural de xenón-135: un gas muy absorbente de neutrones. Este proceso es conocido como «envenenamiento por xenón».

Toptunov insertó por error las barras de control demasiado rápido, la potencia estaba sobre los 500 MW. Como resultado, la potencia cayó a 30 MW, el personal de la sala de control decidió aumentar la potencia desactivando el sistema automático que movía las barras de control y las elevó manualmente hasta el tope. Aunque, la potencia se estabilizó a 160-200 MW el envenenamiento por xenón impidió aumentar la potencia y, para contrarrestarlo, se debieron extraer más barras de control.

El funcionamiento a baja potencia, la presencia de xenón-135, la temperatura del núcleo, el flujo de refrigerante y, la inestabilidad en el flujo de neutrones, fueron los factores que dispararon las alarmas. La sala de control recibió múltiples señales de emergencia relacionadas con los niveles de los separadores de agua y vapor. Entre las 00:35 y las 00:45, las alarmas sobre los parámetros termohidráulicos fueron ignoradas por los técnicos, supuestamente con el objetivo de mantener el nivel de potencia.

Cuando finalmente se logró el nivel de potencia de 200 MW, se reanudó la preparación para el experimento. A la 01:05 se activaron bombas de agua adicionales, aumentando el caudal de agua. El incremento de la tasa de flujo de refrigerante produjo un aumento de la temperatura del refrigerante en la entrada del núcleo del reactor. Minutos después el límite permitido se excedió. Simultáneamente, el flujo de agua adicional disminuyó la temperatura general del núcleo y redujo los huecos de vapor existentes en el núcleo y los separadores de vapor. Los operadores tomaron la decisión de apagar dos de las bombas de circulación para reducir el caudal de alimentación de agua para aumentar la presión de vapor, y retirar otras barras de control para mantener la potencia. En suma, el sistema automático que podía hacer lo mismo había sido inhabilitado para mantener el nivel de potencia. Estas acciones constituyeron graves violaciones al Reglamento de Seguridad Nuclear de la Unión Soviética.

Durante casi todo el experimento, el sistema de control automático contrarrestó con éxito esta retroalimentación positiva, Sin embargo, el sistema solo tenía el control de 12 barras. Con los sistemas de emergencia desconectados, el reactor experimentó una subida de potencia tan rápida que los operadores no lograron detectarla a tiempo. A la 01:23 se registró el inicio de un SCRAM (apagado de emergencia) del reactor, que desencadenaría la explosión. El SCRAM comenzaba al pulsar el botón AZ-5. Ahora bien, la razón por la que se pulsó el botón AZ-5 no se conoce.

Existe la opinión de que el SCRAM pudo haber sido ordenado como respuesta al rápido e inesperado aumento de potencia, aunque no hay datos documentados que lo demuestren. Algunos han sugerido que el botón nunca fue pulsado, sino que la señal se produjo automáticamente por el sistema de protección de emergencia (SPE); sin embargo, el computador SKALA registró una señal claramente manual. Esto es una cuestión que todavía no tiene una explicación clara, solo suposiciones.

Solo se necesitaron tres segundos para que el nivel de potencia se elevara por encima de los 530 MW. De acuerdo con algunas estimaciones, la potencia del reactor aumentó a alrededor de 30 000 MW, diez veces la producción normal. Se produjo una explosión producida por la formación de una nube de hidrógeno dentro del núcleo, que hizo volar la tapa de 2000 t del reactor, avivando un incendio en la planta y una gigantesca emisión de productos de fisión a la atmósfera.

Fue expulsado alrededor del 25 % del grafito al rojo vivo y demás material recalentado de los canales de combustible. En suma, la alta temperatura del núcleo creó un flujo de aire a través del mismo, y el aire caliente encendió el grafito. Minutos después, se atendió el desastre. Las llamas afectaban a varios pisos del reactor 4 y se acercaban peligrosamente al edificio donde se encontraba el reactor 3. Las autoridades lograron detener la amenaza de explosión.

Los espectadores presenciaron una verdadera catástrofe: el combustible y otros metales se habían convertido en una masa líquida incandescente. La temperatura llegaba a los 2500 °C, e impulsaba el humo radiactivo se desprendía de una chimenea a una altura considerable. Por otro lado, se registró un nivel astronómico de 2080 roentgens; un ser humano tardaría quince minutos en morir luego de respirar dicho contenido.

 

 Evacuación

Los habitantes de la ciudad de Prípiat fueron evacuados. Esta primera evacuación comenzó de forma masiva 36 horas después del accidente y tardó tres horas y media. La evacuación de Chernóbil se llevó a cabo hasta el 2 de mayo. Para entonces ya había aproximadamente 1000 afectados por lesiones agudas producidas por la radiación. Varios helicópteros del Ejército Rojo lanzaron una mezcla de materiales (arena, arcilla, plomo, dolomita y boro) sobre el núcleo para evitar cualquier emisión. ​ Al finalizar las misiones el 13 de mayo, se habían realizado 1800 vuelos y arrojado al núcleo unas 5000 toneladas de materiales. Más tarde se comprobaría que su efecto fue contrario porque contribuyó a la liberación de radionucleidos. La radiación se extendió a la mayor parte de Europa, estas zonas tuvieron un alto índice de radiactividad durante varios días. Por seguridad los países europeos instauraron medidas para limitar el efecto sobre la salud humana de la contaminación de los campos y los bosques.

 

Ayuda Humanitaria Internacional

Varios países colaboraron, pero Cuba ha mantenido desde 1990 un programa médico para las víctimas de este accidente nuclear. Casi 24 000 pacientes, de Ucrania, Rusia, Bielorrusia, Moldavia y Armenia, han sido atendidos en el Hospital Pediátrico de Tarará de La Habana. La mayoría de los pacientes son niños ucranianos afectados por la catástrofe. Alrededor del 67 % de los niños provienen de orfanatos y escuelas para niños sin amparo filial. Son evaluados y reciben todo tipo de tratamientos, incluidos trasplantes de médula para quienes padecen leucemia. El Ministerio de Salud de Ucrania paga el viaje de los niños a Cuba y todo el resto de la financiación del programa lo cubre el Gobierno cubano. Por otro lado, la ONG gallega Asociación Ledicia Cativa acoge temporalmente a menores afectados por la radiación de Chernóbil.

To Top