Historia de la radio

historia de la radio
Pixabay

HISTORIA DE LA RADIO

Si bien se ha debatido entre alemanes y rusos acerca de quién inventó la radio, vale la pena anotar que fue Heinrich Hertz quien, hacia 1886, hizo las primeras transmisiones por ella. El primer mensaje enviado en la historia de la radio dista mucho de lo que se conoce hoy como transmisión radial, puesto que fue simple energía que apareció en forma de una chispa en una espira de cable, que recorrió apenas pocos centímetros de distancia.

Uno de los más sobresalientes precursores de la radio fue el ingeniero eléctrico italiano Guillermo Marconi, quien con 20 años, se interesó en ella, ocho años después de los avances de Heinrich, para ese entonces, sir Oliver Lodge y Popov, al que los rusos consideran como el inventor de la radio, ya estudiaban las «ondas hertzianas».

Marconi era un visionario y una de sus principales contribuciones fue la de llevar las ondas radiales de los laboratorios a la industria, en primer lugar para emplearlas en comunicaciones sobre el agua, supliendo la falta de cobertura del telégrafo y el teléfono en ciertas determinadas regiones. Ya en 1897 Marconi envió señales de radio hasta un barco a 29 km de distancia; ya en los años venideros era común que las naves fueran equipadas con los nuevos aparatos radiales, «sin hilos».

Los primeros receptores radiales estaban conectados a un dispositivo telegráfico, el cual grababa las señales sobre un papel. Si dichas señales eran fuertes y el receptor era sensible, se podían usar cascos telefónicos, con lo que el operador podía escribir el mensaje de forma más rápida.

En los receptores siguientes el componente más importante era el detector; en los dispositivos desarrollados por Marconi se usaba un cohesor que consistía en limaduras de hierro cuya resistencia era variable según las ondas de la radio. El detector más popular era un cristal de magnetita o silicio y un hilito, luego se usó la galena hasta la aparición de la válvula termoiónica, la cual fue muy popular por su sencillez, hasta que llegó el transistor.

Las primeras emisoras de radio empezaron a funcionar en el año de 1921. Tener un dispositivo de radio en la década de los años veinte era una verdadera odisea. Las señales eran débiles y los receptores carecían de sensibilidad, tanto que había que emplear una antena colocada a unos 10 metros sobre el suelo y perfectamente aislada; aún con esto, la potencia sólo era suficiente para accionar unos auriculares.

Los primeros altavoces no eran otra cosa que auriculares provistos de conos megafónicos, cuyo volumen era el suficiente para oír la radio, siempre y cuando hubiese perfecto silencio. Ya pasado el año de 1920, Rice y Kellogg, en los Estados Unidos, inventaron el altavoz de bobina móvil, diseño que permanece casi que inalterado hasta nuestros días.

To Top

#FrenarLaCurva