Gary Oldman

Gary Oldman
Foto: Gage Skidmore / CC BY-SA 2.0

Biografía de Gary Oldman

Gary Leonard Oldman (21 de marzo de 1958) actor, mejor conocido como Gary Oldman. Nació en New Cross, Londres, Inglaterra. Se crio en una familia humilde. Su padre, Leonard Bertram Oldman, tenía graves problemas con el alcohol por lo cual tuvo que dejar a su esposa, Kathleen Cheriton, e hijos esto sucedió cuando Oldman tenía siete años. Desde ese momento Oldman tuvo muchos problemas en la escuela y no era un buen estudiante, pasaba la mayor parte del tiempo tocando el piano y cantando, luego decidió dejar de lado la música para dedicarse plenamente a la actuación, empezó a estudiar en pequeñas académicas de actuación, era muy bueno a la hora de interpretar.

Desde pequeño fue amante de la actuación, así que cuando terminó su época escolar ingresó a estudiar arte dramático gracias a una beca en el Rose Brudford Drama College culminó su estudio en 1979. Luego hizo parte del grupo de teatro Greenwich Young People’s Theatre, gracias a esto y a su talento empezó a aparecer en numerosas obras a principios de los años ochenta. Ahora bien, para el año de 1985 obtuvo el premio al Mejor Actor de la British Theatre Association en 1985 gracias al éxito The pope’s wedding.

Tuvo algunos papeles de reparto, interpretó al cantante punk Sid Vicious, líder del mítico grupo de rock Sex Pistols muerto por sobredosis de heroína. Posteriormente, Oldman participó en Sid y Nancy (1986), dirigido por Alex Cox, gracias a esta obra fue reconocido internacionalmente. Para darle vida a este personaje tuvo que someterse a una dieta muy estricta con la intención de bajar de peso. Tiempo después estuvo en Ábrete de orejas (1987), bajo la dirección de Stephen Frears. Asumió este papel con gran maestría, la obra estuvo basada en la biografía homónima escrita por John Lahr.

En 1990 se casó con la actriz Uma Thurman, pero esta unión solo duro dos años. A pesar de que su carrera iba en aumento, no desistió de papeles secundarios en películas americanas como en El clan de los irlandeses (1990), donde interpretó a un pequeño delincuente de las mafias irlandesas de la gran manzana. En esta década se vio en películas independientes y bastante arriesgadas. Entre estas últimas destaca Rosencrantz y Guildenstern han muerto (1990). Ahora bien, debutó como director del autor teatral Tom Stoppard.

Participó con Tim Roth en un ejercicio teatral que toma como punto de partida dos personajes secundarios del Hamlet de William Shakespeare. En JFK: caso abierto (1991), de Oliver Stone, interpretaba a otro personaje real, Lee Harvey Oswald. Pero, su fama internacional llegó cuando hizo un papel muy admirado en Drácula de Bram Stoker (1992), dirigida por Francis Ford Coppola, esta cinta es una adaptación del clásico del terror, Oldman tuvo que someterse a un largo proceso de selección, gracias a su asombrosa combinación de técnica e intuición y a su habilidad para adoptar todo tipo de acentos extranjeros.

Para este momento, Oldman se situó a la altura de los grandes clásicos del cine de terror con su barroca interpretación del mítico conde Drácula. Su impresionante trabajo es una de los más recordados dentro de una trayectoria plagada de personajes extraños o abiertamente psicópatas. Muchos afirman que los papeles más admirados han sido en donde interpreta villanos, su actuación como villano es muy admirada y atrae la atención de muchos críticos del cine y de importantes directores. Debemos destacar las colaboraciones con el francés Luc Besson: El profesional (1994) y El quinto elemento (1996), o su pequeño papel de proxeneta en Amor a quemarropa (1993).

Definitivamente la figura de Oldman se ha convertido en uno de los secundarios más cotizados de Hollywood en el momento en que interpretó al terrorista ruso que secuestra el avión presidencial en Air Force One (1997), dirigida por Wolfgang Petersen. Luego de cierta experiencia y ganas de asumir nuevos retos en el mundo del cine, debutó como director con Nil by mouth (1998), esta impactante cinta tiene tintes autobiográficos inspirados en su difícil infancia.

Para el siglo XXI tuvo varios papeles muy importantes, por ejemplo, entre 2004 y 2005 el actor ficha para participar en dos importantes sagas. La primera fue una de las películas de Harry Potter: El prisionero de Azkaban (2004), El cáliz de fuego (2005) y La orden del Fénix (2007). Y por otra parte en Batman Begins (2005) y su secuela El caballero oscuro (2008). No es un secreto que sus actitudes perfeccionistas han llevado a que sea catalogado como un maniático y perfeccionista, cuando se equivocaba en las grabaciones Oldman se golpeaba el rostro.

Pero esto le ha valido sus buenos papeles, su papel de Sid Vicious en Sid and Nancy figura en el puesto 64 en la revista premiere Las 100 mejores interpretaciones de todos los tiempos y se ubica en el puesto 8 en la revista Uncut Los 10 mejores actores en papeles de Rock. También ocupó el puesto 43 con su interpretación de Stansfield en Léon, y por último, se ubicó entre los mejores 100 villanos de todos los tiempos y también apareció en la lista de los famosos más sexys de la historia del cine de la revista Empire publicada en 2007.

Debemos afirmar que su trabajo ha inspirado muchos actores, uno de ellos ha sido Brad Pitt quien ha admirado su trabajo, el mismo caso sucede con Daniel Radcliffe. Ryan Gosling lo ha nombrado como su actor favorito. Además, muchos otros actores han sido influenciados por Oldman, tales como Christian Bale, Johnny Depp, Colin Firth, Jason Isaacs y Ben Foster.

Ha recibido el aprecio de importantes figuras como Morgan Freeman y Tim Roth, ambos se convirtieron en grandes amigos desde que trabajaron en el programa de televisión británico llamado Meantime. Anthony Hopkins también ha declarado ser un gran admirador de su trabajo. Por su actuación en Tinker Tailor Soldier Spy, Oldman fue nominado al Oscar, pero no logró llevarse el premio. En realidad, Oldman ha recibido muy pocas criticas negativas durante su trayectoria.

To Top