Historia y biografía de

Políticos

Federica Montseny

Biografía de Federica Montseny

Biografía de Federica Montseny

Federica Montseny Mañé (12 de febrero de 1905 -14 de enero de 1994) Política anarquista española, conocida por ser la primera mujer ministra de Europa (1936). Activa militante desde temprana edad, Montseny se daría a conocer en la década de los veinte través de los mítines y las manifestaciones del movimiento obrero. Fue parte de la Confederación Nacional del Trabajo y colaboradora de la Revista Blanca. Asidua escritora, publicaría a lo largo de su carrera gran variedad de relatos sobre la lucha anarquista y la autonomía femenina. Por sus ideas fue forzada a exiliarse durante la dictadura franquista.

Primeros años

Nació en Madrid, hija de Teresa Mañé y Juan Montseny, dos famosos militantes anarquistas que fueron conocidos con los nombres de Soledad Gustavo y Federico Urales. Siguiendo las ideas de sus padres, desde pequeña comenzó a formarse de manera independiente, adquiriendo diversos conocimientos. En ese entonces  se interesó por el teatro, las artes y la escritura. Federica completo su instrucción tomando cursos en la Universidad de Barcelona. Para ese entonces su formación política y académica la separarían de la mayoría de las mujeres de la época.

Federica Montseny: Militancia y trayectoria

Desde muy pequeña, Federica acompañó a sus padres a los mitinees y manifestaciones sindicalistas. Con el paso de los años desarrolló su pensamiento político, convirtiéndose en una activa militante del sindicalismo anarquista. En ese entonces entró en contacto con grandes figuras políticas como el líder anarquista Salvador Seguí y el político catalanista Lluis Companys. Para finales de los veinte, Federica ya era conocida por su participación en el movimiento.

En ese mismo periodo, escribió sus primeras novelas. A los diecisiete años, comenzó a colaborar en varias publicaciones anarquistas usando el nombre de Blanca Montsan y en 1923, ingresó a la Confederación Nacional del Trabajo, organización sindicalista con la que empezó a ganar reconocimiento. Fue en ese entonces que recibió la oferta de convertirse en colaboradora de la Solidaridad Obrera, órgano del movimiento en España. Federica estuvo a cargo de la sección “Relieves sociales”.

Poco después se incorporó a la Revista Blanca como parte del equipo director. Para esta publicación, Federica escribió numerosos relatos, entre estos La victoria, El hijo de Clara y La indomable. También colaboró en El luchador, un periódico de critica política que se convirtió- junto a la Revista Blanca- en el medio de divulgación de su pensamiento.

A partir de 1932, Montseny participaría en varias giras de divulgación, mítines y manifestaciones revolucionarias junto a otros líderes anarquistas. Rápidamente sus ideas comenzaron a circular por medio de panfletos. Si dejar de lado su actividad militante, en 1933, Federica dio a luz a su primera hija, Vida, fruto de su relación con el también militante Germinal Esgleas.

Tras el estallido de la Guerra Civil española en 1936, Federica fue llamada a ocupar el ministerio de Sanidad y Asistencia Social, durante el gobierno de Francisco Largo Caballero. Esto suscito una serie de problemáticas en el seno de la C.N.T, pues era contradictorio que una anarquista tan radical como lo era Federica aceptara el cargo. Estas críticas no la frenaron; Federica se convirtió en la primera mujer ministra de Europa. Mientras estuvo a cargo del ministerio, Federica promovió varias reformas orientadas a mejorar la calidad de vida y el bienestar de la población. Creó varios hogares infantiles, y casas de reposo, legalizó el aborto e impulso una campaña de concientización sobre las enfermedades venéreas.

Siempre activa en la militancia, durante estos dos años Federica daría varios discursos, los cuales fueron publicados poco después. Entre estos sobresalen: El anarquismo militante y la realidad española y la Revolución Española. Tras salir del ministerio, publicó Anselmo Lorenzo; el hombre y la obra (1938), tributo al líder anarquista.  El mismo año dio a luz a Germinal, su segundo hijo.

En enero de 1939, Federica parte al exilio en Francia junto a toda su familia, huyendo del franquismo. Al año siguiente se vio forzada a huir nuevamente debido a la ocupación nazi. A pesar de la persecución, Federica se unió al S.E.R.E.

Al finalizar la guerra, se mudó a Toulouse, donde continuó con su actividad política reorganizando el movimiento libertario. Tras la restauración de la democracia, regreso a España. Sin embargo, decidió radicarse en Francia. En sus últimos años se dedicó completamente a la escritura.

Otros títulos destacados de su extensa obra son: Cien días de la vida de una mujer (1949);Heroínas (1964); El éxodo. Pasión y muerte de los españoles en el exilio (1969); El éxodo anarquista (1977); y Mis primeros cuarenta años (1987).

Federica Montseny falleció en Toulouse, el 14 de enero de 1994.

To Top