Políticos

Domingo Faustino Sarmiento

Biografía de Domingo Faustino Sarmiento
Dominio público

Biografía Domingo Faustino Sarmiento

Domingo Faustino Sarmiento nació en San Juan, en las Provincias Unidas del Río de la Plata, el 15 de febrero de 1811, y murió el 11 de septiembre en Asunción, Paraguay. Fue un docente, militar, estadista, político y escritor argentino, quien fungió de gobernador de la provincia de San Juan, de senador nacional, ministro del interior y presidente de Argentina para el periodo comprendido entre 1868 y 1874.

Domingo nación en una de las casas del barrio Carrascal, uno de los más humildes de San Juan. Sus padres fueron Paula Zoila Albarracín Irrazábal y José Clemente Cecilio Quiroga Sarmiento. Se cree que su nombre en un comienzo era Faustino Valentín Quiroga Sarmiento, aunque nadie lo llamaba Valentín. Antes de tener una educación formal, aprendió a leer gracias a su tío, José Manuel Quiroga Sarmiento, y su padre. Después sería inscrito en 1816 en una de las denominadas Escuelas de la Patria, creadas a partir de la revolución. Aquí recibió clases de José e Ignacio Rodríguez hasta 1821, en que terminaría sus estudios. Evitando el camino sacerdotal que le sugería su madre, Sarmiento intentó obtener una beca para el Colegio de Ciencias Morales de la capital, pero no la consiguió por falta de dinero y de influencias. Así que se dedicó a estudiar fuera de las aulas, aprendiendo matemáticas, latín, teología y francés gracias a la ayuda de algunos amigos y familiares, y al esfuerzo propio.

Más tarde, Domingo Faustino Sarmiento sería reclutado por el Ejército Federal en 1827, donde sería tratado de mala manera. Ante esto, Sarmiento presentó una queja al gobernador Manuel Quiroga. Debido a esto, sería condenado por desacato y sería puesto preso. Por esta y otras razones, Domingo Faustino decidió unirse al Ejército Unitario de José María Paz. Sin embargo, los federales se tomarían su provincia en 1831, por lo que tuvo que exiliarse en Chile, donde sobrevivió como pudo hasta conseguir un puesto como profesor. Con una de sus alumnas, María Jesús del Canto, tendría a Ana Faustina Sarmiento, su única hija. En 1836 enfermó de fiebre tifoidea al trabajar como minero. Gracias a su delicada condición, se le permitió regresar a Argentina.

“Es la práctica de todos los tiranos apoyarse en un sentimiento natural, pero irreflexivo, de los pueblos, para dominarlos”. Domingo Faustino Sarmiento

Tras su llegada, se haría miembro de la Sociedad Dramática Filarmónica y fundaría la Sociedad Literaria en 1838, y el Colegio de Pensionistas de Santa Rosa en 1839. Sin embargo, por sus constantes críticas al gobierno federal y a Juan Manuel de Rosas, gobernador de Buenos Aires, Sarmiento tuvo que exiliarse de nuevo en Chile. Aquí escribió para El Heraldo Nacional, El Nacional, El Mercurio y su propio periódico, El Progreso. Luego dirigiría la Escuela Normal de Preceptores por petición de Manuel Montt Torres, ministro de instrucción pública y fundaría la Facultad de Filosofía y Humanidades en la Universidad de Chile. Más tarde, siendo Manuel Mont Torres presidente, sería enviado a Estados Unidos y Europa para investigar los modelos educativos extranjeros en 1845. Tres años después volvería a Chile y se casaría con Benita Agustina Martínez Pastoriza, de quien adoptaría a su hijo “Dominguito”.

Tras la caída del gobierno de Juan Manuel Rosas, Domingo Faustino Sarmiento volvería a Argentina y colaboraría con Juan Bautista Alberdi en la redacción de la Constitución Argentina de 1853/6. Luego, en la segunda mitad de la década del cincuenta, sería senador, jefe del Departamento de Escuelas, y más tarde Ministro de Gobierno durante el mandato de Bartolomé Mitre en Buenos Aires. En 1862, el mismo Mitre lo nombraría gobernador de la Provincia de San Juan, teniendo esta, numerosos males, como la pobreza, el analfabetismo y la mala infraestructura. Preocupado por la situación, emprendería varias obras públicas, fundando escuelas y colegios, desarrollando el acueducto y el alumbrado público, ensanchando las calles y fomentando la economía de la región. Pese a todo esto, Sarmiento tuvo que lidiar con una férrea oposición que lo llevaría a renuncia a su cargo en 1864.

Todo esto no impidió que fuera propuesto como candidato presidencial para 1868, donde ganó en las elecciones nacionales. Su mandato es considerado por los historiadores como la segunda de las tres presidencias históricas de Argentina. Sarmiento se concentró en fomentar la educación en el país, llegando a crear hasta 800 escuelas primarias y comprando una gran cantidad de libros y materiales educativos, lo que llevó a incrementar el número de estudiantes de 30.000 a 110.000. Asimismo, fundó la Comisión Nacional de Bibliotecas Populares, conocida por sus siglas CONABIP. Sarmiento también culminó la Guerra de la Triple Alianza contra Paraguay y erradicó las sublevaciones federales que seguían presentándose en ciertas provincias. En 1869, realizó el primer censo del país. De la misma forma, se combatió la epidemia de la fiebre amarilla, se incrementó la migración y la línea telegráfica y ferroviaria, además de construirse los puertos de San Pedro y Zárate y el Banco Nacional en 1873. Finalmente, acabado su mandato, fue senador de su provincia en 1875 y más tarde Ministro del Interior para el gobierno de Avellaneda en 1879. En 1885 fundaría el diario El censor. Y tres años más tarde moriría en 1888 en la capital de Paraguay, Asunción, siendo sus restos trasladados poco tiempo después al Cementerio de la Recolecta.

Ir arriba