Historia y biografía de

Historia

Claudio

Biografía de Claudio
Louvre Museum [Public domain]

Biografía de Claudio

Claudio (10 a. C. – 54 d. C) emperador romano de la dinastía Julio-Claudia. Nació en Roma, Italia. Su nombre de bautizo era Tiberio Claudio Druso. Su padre era el general, Druso, murió cuando Claudio era un niño. Se decía que realmente Druso no era su padre. Su madre era Antonia la menor, quien tras la muerte de Druso se quedó soltera. Claudio nació con varios defectos físicos que sus hermanos no heredaron y por ello, era víctima de burlas. Cuando fue creciendo, Claudio se alejaba del ideal del joven aristócrata. Su familia lo desprecio y en ocasiones lo relegaban de los asuntos reales.

Su vida siempre estuvo presidida por la enfermedad. A pesar de su condición física, fue educado con rudeza, su educación estuvo a cargo de un caballerizo de origen bárbaro. Pero, Claudio nunca se sintió interesado por las cuestiones militares sino por la erudición y el conocimiento. El joven sentía gran interés por las disciplinas liberales. En aquel tiempo, solo los hombres libres podían acceder a dichos conocimientos, estudiaban gramática y retórica, entre otros. Fue la Historia la disciplina en la que Claudio empleó sus mayores esfuerzos. Escribió una novela histórica titulada Yo Claudio. Tuvo acercamientos con importantes historiadores romanos: Asinio Polión y Tito Livio, quien fue su tutor e influyó enormemente en la creación de Yo Claudio.

Claudio uso el relato histórico como recurso para expresar libremente sus preferencias republicanas y hasta se tomó la libertad de criticar a Augusto. A pesar de ser un escritor consumado su familia nunca lo vio como algo más que un ser enfermo. Realmente la literatura y la erudición eran su vía de escape. Cuando se dijo que Claudio podía llegar a ser emperador su hermana declaró en público su esperanza de que ello no ocurriera porque aseguró que sería indigno para Roma. Su familia siempre creyó que Claudio no generaría ningún impacto a nivel público. Su torpeza lo convirtió en un ser marginal y ridículo.

En cualquier caso, Claudio asumió que sus posibilidades en la esfera pública eran prácticamente nulas. De esta forma, Claudio se dio a las borracheras y al juego, algo que incrementó la mala fama que ya tenía. Luego de la muerte de Augusto. El sucesor de Augusto, Tiberio, derogó los honores que se le habían concedido. Mientras tanto, Claudio llegó a ejercer algunos cargos políticos, fue consul junto a su sobrino Gayo, más conocido por su apodo de Calígula, aunque no duro mucho tiempo en dicha función. Posteriormente, Claudio volvió a ser cónsul por más tiempo. Durante el sanguinario principado de su sobrino Calígula, Claudio ejerció algunos cometidos públicos. Esto ocurrió especialmente tras la conjuración de Lépido y Getulio, que habían planeado, junto a la hermana de Calígula: Agripina, acabar con el emperador.

En el año 41 d.C. Claudio fue proclamado emperador, lo anterior consternó a todo Roma, en especial a los miembros de la realeza. Cuando fue asesinado Calígula, Claudio sin saber muy bien lo que ocurría se refugió en una estancia cercana y un soldado que pasaba cerca lo descubrió. Esta escena fue recreada por el pintor victoriano Alma Tadema, muestra la victoria de Augusto sobre Marco Antonio, y aparece representada mediante un cuadro al fondo de la escena. Al día siguiente, el pueblo reclamaba un nuevo emperador y rechazaban la ineptitud del senado frente a la situación, Claudio fue proclamado rey y él aceptó su proclamación. Comenzaba así un principado que duró hasta el año 55, año en que Claudio falleció.

A pesar de ser rey siguió sufriendo las burlas de los personajes más influyentes de Roma: Séneca, se burló cruelmente del emperador, luego de su muerte, en una obra donde, Claudio se convertía en grotesca calabaza y era presentado siempre a merced de sus libertos y de sus esposas. Su cojera y tartamudez siempre fueron motivo de burla. A pesar de ello, al ser el único superviviente de la dinastía Claudio tuvo que asumir el poder. Para sorpresa de muchos, Claudio asumió su papel con inteligencia demostrando que era un emperador capaz: impulsó las tradiciones romanas, restableció el modelo administrativo de Augusto, repudió el absolutismo e impulsó el papel del Senado. Claudio también restauró cultos abandonados y combatió los que considero «supersticiones» extranjeras, por ello, se fue en contra de los astrólogos y los judíos.

En cuanto a la política exterior, impulsó la conquista de Britania entre el 43 y el 47, anexionó de manera definitiva el Imperio de Mauritania y los territorios orientales de Licia, Panfilia, Judea y Tracia. Las esposas de Claudio en el reinado ejercieron mucha influencia en los asuntos de gobierno. Su tercera mujer, Mesalina, le ridiculizó públicamente con su escandalosa promiscuidad, por ello ordenó su ejecución en el año 48. Se casó con Agripina, y por su consejo designó como sucesor a Nerón, en lugar de Británico (su hijo propio). Conseguido su objetivo, Agripina envenenó a Claudio, el 13 de octubre del 55, para que su hijo se quedara con el Trono imperial.

To Top