Síguenos en redes

Militar

Bartolomé Mitre

Publicado

en

Biografía de Bartolomé Mitre
By UnknownUnknown author (La Nación newspaper) [Public domain or Public domain], via Wikimedia Commons

Biografía de Bartolomé Mitre

Bartolomé Mitre Martínez (26 de junio de 1821 –  19 de enero de 1906) político, militar, historiador, escritor, periodista y estadista. Nació en Buenos Aires, Argentina. Fue el primer presidente de la nación entre 1862 y 1868.  Durante su infancia residió en varios lugares el primero fue en Carmen de Patagones, luego en Buenos Aires y finalmente en Montevideo, donde inició sus estudios. Bartolomé Mitre fue un joven muy ilustrado y mostró mucho interés por su formación militar y periodística, participó de manera activa en las campañas de espada y pluma contra el régimen de Juan Manuel de Rosas. Su valentía hizo que se ofreciera para participar con el ejército del general José María Paz, asentado en Corrientes.

Debido a los embates de la guerra tuvo que radicarse en Bolivia, allí fue director del Colegio Militar; simultáneamente publicó su novela Soledad (1847). Posteriormente, estuvo en Perú y Chile, en donde estuvo con exiliados antirrosistas. Mitre decidió incorporarse al Ejército Grande, el argentino no solo luchó por la vía armada, sino que también utilizó el camino de la ilustración al fundar en Buenos Aires el periódico Los Debates. Su carrera política fue creciendo lo que le permitió ser electo diputado. De este puesto iba a ser depuesto tiempo después al expresar de manera abierta su oposición a José de Urquiza, manifestada a través de un violento discurso contra el acuerdo de San Nicolás, además de ser depuesto fue expulsado del país.

Cuando retornó a su país regresó y ocupó los cargos de ministro de Gobierno y Relaciones Exteriores del gobierno de Adolfo Alsina. Participó en la batalla de Cepeda en 1859 en donde cayó derrotado, un año más tarde fue elegido gobernador de la provincia de Buenos Aires. En su cargo ordenó luchar contra las tropas de Urquiza en Pavón (1861), la victoria le permitió unificar al país bajo su autoridad, esto lo hizo para allanar el camino que le permitiría ser designado presidente de Argentina para el período 1862-1868. Lo primero que hizo fue acordar con Brasil y Uruguay el Tratado de la Triple Alianza.

Debemos indicar que en un principio Mitre se había mostrado neutral ante la guerra contra Paraguay, pero cuando las tropas paraguayas ocuparon la ciudad argentina de Corrientes, Mitre tuvo que tomar partido en dicha confrontación. La guerra terminó seis años después, en 1870, con la derrota de Paraguay. Dos años antes de que culminara Mitre decidió hacerse al frente del triple ejército por lo que desistió de su puesto como presidente de la nación. Cuando quiso retornar a su puesto en 1874 no lo logró porque fue vencido por Nicolás Avellaneda. Ante esto, expresó que había fraude, se alzó en armas y debió capitular. Utilizó el diario La Nación, fundado por él, para expresar su inconformidad.

Bartolomé Mitre ocupó una banca de diputado nacional entre 1878 y 1880 e intentó una vez más quedarse con la presidencia de su país, pero no lo logró. Luego de ese momento decidió desistir de tal objetivo, pero esto no quiere decir que se retiró de la arena política activa, siguió siendo un político influyente en los designios de la nación.  Mitre también fue un político muy diestro para la escritura; publicó Rimas (1854) con un prólogo dedicado a Domingo Faustino Sarmiento, un gran amigo quien se destacó como gobernador de la provincia de San Juan (1862 – 1864) y luego fue, presidente de la Nación Argentina (1868 -1874). En su literatura argentina se enfocó en el tema del gaucho Santos Vega; tales poesías habían sido escritas en su juventud, pero su publicaron después, su trabajo fue elogiado por Esteban Echeverría.

Su formación fue autodidacta, en el campo de la erudición escribió trabajos acerca de Ollantay y sobre Las ruinas de Tihahuanaco, un Catálogo razonado de las Lenguas americanas y una Bibliografía lingüística americana. También Mitre escribió obras dramáticas como: Las cuatro épocas y Policarpa Salavarrieta, y novelescos. También fue orador y un incansable periodista. Sus artículos periodísticos abundan, además, en la prensa de Uruguay y de Chile. Su formación como historiador, especialmente su conocimiento fue responsable de la escritura de Historia de Belgrano y de la independencia argentina e Historia de San Martín y de la emancipación americana, dedicados a las figuras de Manuel Belgrano y José de San Martín. Las obras mencionadas le aseguraron un gran prestigio literario a Bartolomé Mitre.

Debemos mencionar que realizó una dura labor de archivo. Y esto ha permitido que luego de su muerte y actualmente su archivo sea uno de los más ricos de la historia argentina, ha servido de base para la organización del museo que lleva su nombre. Bartolomé Mitre fue un historiador ilustre y objetivo, dotado de una clara y humana comprensión de la obra colonizadora de España, siempre se caracterizó por su corte liberal muy preocupado por los destinos de la Argentina. Mitre falleció el 19 de enero de 1906. Antes de morir tuvo el cargo de Gran Maestre de la Gran Logia de la Masonería Argentina.

Biografía

Stanislas Baudry

Publicado

en

Biografía de Stanislas Baudry
Tomada de Edubilla.com Link: http://www.edubilla.com/inventor/stanislas-baudry/

Biografía de Stanislas Baudry

Stanislas Baudry (3 de diciembre de 1777 – 13 de marzo de 1830) Militar y empresario francés, pionero del transporte público. En 1826, Braudy introdujo el que sería el primer sistema de trasporte público francés al crear una ruta entre el centro de Nantes y un negocio que tenía a las afueras de la ciudad. Este sistema se extendió luego en toda Francia. Sirvió como coronel en el ejercito del primer imperio y se le atribuye la creación del concepto de ómnibus.

Primeros años

Nació en Vieillevigne en 1777 y su padre era el médico Charles Auguste René Baudry. Una vez termino la secundaria en Machecoul, estudió medicina en Nantes y París y al graduarse comenzó la carrera militar, uniéndose al ejército de Napoleón. Obtuvo entonces el grado de coronel, lo que le sirvió para jubilarse en 1814, con media paga, cuando regresaron los Borbones.

Stanislas Baudry y La Dama Blanca

Después de salir del ejército, Braudy regreso a Nantes, donde con el tiempo se convirtió en un destacado comerciante.  Fue dueño de una casa de baños y para rentabilizar mas el lugar, se le ocurrió crear, en 1826, una ruta entre el centro de Nantes y el spa. Esto no solo contribuyó a mejorar sus ganancias, sino que también marco el inicio, de lo que sería el primer sistema de trasporte público.

Omnibus parisino. State Library Victoria / Public domain

Braudy, observo que la ruta no solo era usada para llegar a su spa, sino que también servía para moverse de un barrio a otro de manera económica. Encontró que esta era una necesidad y un buen proyecto para invertir, por lo que ese mismo año abrió La Dama Blanca (La Dame Blanche), una empresa de transporte con dos rutas: Rue de Richebourg-Salorges y Bridge Fish- Tower Pirmil, que tuvo gran éxito. Más tarde apareció el apodo de ómnibus, usado ampliamente por los usuarios de la línea.

Fue tal el éxito el que tuvo la empresa, que pronto se extendió en París (1828). El éxito de su idea comenzó actuar en detrimento de la industria de los carruajes privados, entonces cara y llena de complicaciones. No obstante, no todo salió bien, un duro invierno y el surgimiento de varios competidores amenazaron la estabilidad de su empresa en 1830. Ese año, amenazado por la sombra de la quiebra, Baudry decidió quitarse la vida.

Falleció el 13 de marzo de 1830 en París.

Su hijo, Edmond Braudy, también incursionó en el negocio, creando dos empresas similares en Lyon y Burdeos.

Te puede interesar

Continúa leyendo

Historia

Simón Bolívar

Publicado

en

Biografía de Simón Bolívar
Arturo Michelena, Dominio Público, vía Wikimedia Commons

Biografía de Simón Bolívar

Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar Ponte y Palacios Blanco, conocido como Simón Bolívar, El Libertador; fue un militar y político venezolano, fundador de las repúblicas de la Gran Colombia y Bolivia. Fue un hombre de acción que consiguió la independencia de las colonias de la América española, al tiempo que dedicó su ideal de unidad política de toda América del sur. Desde su Venezuela natal extendió la lucha liberadora a Colombia, Ecuador, Perú y Bolivia. Fue precisamente en Perú donde Bolívar solidificó su leyenda como líder de la América independiente.

Simón Bolívar nació en Caracas el 24 de julio de 1783. Sus padres fieles a la corona de España, pertenecientes a la aristocracia venezolana, dueños de plantaciones de cacao y minas de cobre, explotadas por esclavos, murieron cuando todavía era un niño (su padre, Don Juan Vicente Bolívar en 1786. Y su madre, María de la Concepción Palacios en 1792). Dejándole una gran fortuna.
Bajo el cuidado de sus tíos, Bolívar recibió las clases de Simón Rodríguez, un joven intelectual muy influido por los pensadores de la ilustración, que le enseñó los valores liberales.
En 1797 ingresa en calidad de cadete en un batallón de milicias.

En 1799, Simón Bolívar viajó a España como parte de su formación. En Madrid conoció a María Teresa del Toro, con la que contrajo matrimonio en 1802, y de la que enviudó al poco tiempo de regresar a Venezuela.

En 1804, volvió a Europa, un viaje que lo llevó a Madrid, París y Roma. En la capital francesa conoció al famoso geógrafo y naturalista alemán Alexander Von Humboldt, que le habló de grandes posibilidades de desarrollo económico de América. En pleno esplendor bonapartista, por primera vez se visualizó como Napoleón, guiando a sus compatriotas hacia la independencia. Su estadía acabó en Roma, donde dijo su famoso juramento en el Monte Sacro.

De vuelta a Venezuela, hizo escala en Estados Unidos donde observó el sistema presidencialista producto de elecciones libres y la organización federal de estados, modelo que cogería para su proyecto americano.

La invasión de Napoleón a España marcó un punto crítico en la relación entre la corona y sus colonias en América, dejando una percepción de vacío de poder. Bolívar viajó a Londres y convenció a Francisco de Miranda, el precursor, para que gobernara la primera república. Pero, interrumpida bruscamente por los intereses enfrentados de sus promotores, el nuevo gobierno falló y los realistas recuperaron el poder. Bolívar se fue y se incorporó a voluntad en el ejército británico para combatir contra Napoleón.

“Juro ante ti, por el dios de mis antepasados y el honor de mi patria, que no daré reposo ni a mi cuerpo ni a mi espíritu hasta que no haya roto las cadenas de España.” Simón Bolívar

Es posible que a lo largo de la historia, ninguno de los hombres de gloria tuviese que enfrentarse a tantos obstáculos para alcanzarla; la mayor parte de estos hombres construían imperios sometiendo a los pueblos; Bolívar destruía un imperio libertando pueblos y construyendo naciones. Tras la derrota Bolívar se incorpora de nuevo con el apoyo de la Nueva Granada, inicia la campaña llamada Admirable, iniciada en mayo de 1813, luego toma Mérida donde fue reconocido por primera vez como El Libertador, y terminada el 7 de agosto del mismo año con su gran entrada en Caracas.

Cuando Bolívar llega a Trujillo y evidencia los horrores y crueldades que cometieron las tropas realistas, proclama el 15 de junio de 1813 la Guerra a Muerte. Al mismo tiempo, los jefes realistas semindependientes se multiplican e imitan depredaciones y crueldades. José Tomás Boves, uno de los jefes, es derrotado por Bolívar el 28 de mayo de 1814 en Carabobo, pero vence a su compatriota Campo Elías, y poco después vence a Bolívar en La Puerta. Tras fracasado el segundo intento republicano, Bolívar se refugió de nuevo en Cartagena de Indias.

Desde ahí viaja a Jamaica, y luego a Haití; con la ayuda del presidente Pétion planeó dos nuevas expediciones. La primera fracasó. La segunda salió tan sólo nueve meses después de la anterior hacia Venezuela en diciembre de 1816.

Desconfiado por los pasados fracasos, Bolívar cambió de actitud y se mostró más conciliador. Dejó el cruel sistema de guerra anterior. Se alió con el patriota Páez, nuevo jefe de los llaneros. Gracias a la llegada de oficiales veteranos de las guerras napoleónicas, le permitió construir un ejército disciplinado y práctico.

Acusado de dictador por sus opositores, Bolívar convocó el 5 de febrero de 1819 un parlamento en Angostura, actual ciudad Bolívar (Venezuela). En ese histórico encuentro propuso la creación de la Gran Colombia, una agrupación de estados conformada por los territorios de los ahora Colombia, Ecuador y Venezuela.

De todas las campañas de Bolívar, ninguna demuestra el coraje y la tenaz voluntad de lucha que animaba el espíritu del Libertador como la que lo llevó de los llanos a los páramos andinos para liberar la Nueva Granada. Bolívar los llevó a la victoria de la Batalla de Boyacá el 7 de agosto de 1819. De los tres mil hombres del ejército realista, sólo sobrevivieron cincuenta. Más de mil soldados, varios oficiales y el mismísimo general Barreiro quedaron prisioneros.

Batalla de Boyacá

Batalla de Boyacá

Luego de haber anunciado su plan de unidad político y territorial, Bolívar inicia una campaña para liberar el resto de Venezuela, Ecuador y La Nueva Granada. Finalmente, luego de muchos combates contra los realistas, el 6 de mayo de 1821 toda Venezuela quedó bajo su control.

El éxito del Libertador fue tan concluyente que una asamblea de delegados de la Nueva Granada y Venezuela lo nombraron presidente. Sin embargo, Bolívar se negó y cedió el poder a sus subordinados y siguió su misión al marchar al Ecuador. El general Antonio José de Sucre, su lugarteniente, liberó Quito y sofocó la resistencia.

Del 25 al 28 de julio de 1822, se reúne con el protector de Perú, San Martín. Hablan sobre terminar la guerra, ya que los realistas poseían una gran parte del territorio peruano. Las ideas opuestas de estos dos héroes se cruzan. San Martín no sólo acepta y reconoce la superioridad militar de las fuerzas grancolombianas de Sucre y Bolívar, sino que también sabe de la adhesión y gran entusiasmo que despierta Bolívar en los pueblos. San Martín cede a Bolívar la gloria de liberar Perú, le anuncia al pueblo peruano la ayuda colombiana y les pide a todos “Tributo de reconocimiento al inmortal Simón Bolívar”.  El 7 de agosto de 1824 Bolívar y Sucre vencen en Junín al ejército realista español. Posteriormente Sucre expulsó a los realistas del alto Perú (hoy Bolivia) En Ayacucho. Perú es liberada.

El sueño de Simón Bolívar de una América del sur unida se desvanecía ante sus ojos. Las fuerzas opuestas a la unión eran muy poderosas. Se comenzaron campañas difamadoras contra Bolívar e incluso fue objeto de un atentado en el palacio de San Carlos, en compañía de su amante Manuela Sáenz, quien le salva la vida.

En 1829, las intrigas hacen que Perú vaya contra Colombia, pero la victoria de Tarqui ganada por Sucre, repone la situación. Sofoca la insurrección de Guayaquil y regresa enfermo a Colombia.
En realidad, aparte de Bolívar casi nadie quería mantener la Gran Colombia. Páez insistía en separar a Venezuela de Nueva Granada, ejemplo que seguía el general Flores en el Ecuador.

El 27 de abril de 1830, Bolívar desalentado y enfermo renunció al mando. Tenía la esperanza que su renuncia y desaparición tranquilizaran la discordia, e inicia su viaje hacia Cartagena con la intención de ir a Europa. En Cartagena recibe una noticia que le aflige sus últimos días: El asesinato de Sucre, su gran amigo y colaborador. Continúa su viaje a Santa Marta, pero su avanzada y grave tuberculosis, y sus problemas económicos, lo obligan a aceptar la ayuda que su amigo español, Joaquín Mier le brindó. Al último llamamiento de sus amigos para que vuelva al poder, Bolívar contesta: “La fuente de la legitimidad es el sufragio libre de los pueblos, no el eco de un motín ni la expresión de unos amigos.”  Pero poco tiempo después, el gobierno de Bogotá tuvo la crueldad de decirle el decreto del Congreso de Valencia por el cual se le desterraba. El 17 de diciembre de 1830, a sus 47 años, muere Simón Bolívar.

“Nada ha cambiado y, sin embargo, hemos conmovido al mundo.” Simón Bolívar

 

Última proclama de Simón Bolívar

“Colombianos! Habéis presenciado mis esfuerzos para plantear la libertad donde reinaba antes la tiranía. He trabajado con desinterés abandonando mi fortuna y aun mi tranquilidad. Me separé del mando cuando me persuadí que desconfiabais de mis desprendimiento. Mis enemigos abusaron de vuestra credulidad y hollaron lo que mes es más sagrado, la reputación de mi amor a la libertad. He sido víctima de mis perseguidores, que me han conducido a las puertas del sepulcro. Yo los perdono.

Al desaparecer de en medio de vosotros, mi cariño me dice que debo hacer la manifestación de mis últimos deseos. No aspiro a otra gloria que a la consolidación de Colombia: todos deben trabajar por el bien inestimable de la unión. Los pueblos obedeciendo al actual gobierno para libertarse de la anarquía. los ministros del santuario dirigiendo sus oraciones al cielo; y los militares empleando sus espadas en defensa de las garantías sociales.

Colombianos: Mis últimos votos son por la felicidad de la patria. Si mi muerte contribuyen a que cesen los partidos y se consolide la unión, yo bajaré tranquilo al  sepulcro.

Hacienda de San Pedro, en Santa Marta, a 10 de diciembre de 1830.”

Simón Bolívar.

 

¿Cuáles son los países que liberó Simón Bolívar?

Los países que liberó Simón Bolívar, también conocidos como repúblicas bolivarianas son: Venezuela su país natal, Colombia, Ecuador, Perú y Bolivia. Vale considerar que Bolívar no tuvo injerencia directa con la independencia de Panamá, sin embargo, esta se considera una república bolivariana.

 

¿Dónde creció Simón Bolívar?

Simón Bolívar nació en una casa ubicada entre las esquinas de San Jacinto a Traposos en la Parroquia Catedral de Caracas, hoy convertida en un museo histórico, denominado La Casa Natal del Libertador. En este lugar se preservan algunas piezas originales de la casa y algunas prendas de Simón Bolívar.

 

Infografía

Infografía Simón Bolívar

Descargar infografía de Simón Bolívar

Continúa leyendo

Biografía

Alejandro O’Reilly

Publicado

en

Biografía de Alejandro O'Reilly

Biografía de Alejandro O’Reilly

Alexander O’Reilly y McDowell (24 de octubre de 1723 – 23 de marzo de 1794) Militar español de origen irlandés, que como reconocimiento a sus labores recibió el título de Conde. Fue una de las figuras claves en la formación y reestructuración de los ejércitos coloniales españoles en Cuba, Puerto Rico y Luisiana, colonia de la que también fue gobernador. Por la crueldad de sus acciones y la animadversión que estas despertaron se le relego a encargado de los adelantos en Argel (1770). Fue también Capitán general de Andalucía y el creador de la Ley Fundamental de Luisiana, que estuvo vigente hasta el final del dominio español.

Primeros años

Nació en Baltrasna en el seno de una familia humilde. Desde muy joven optó por la carrera militar, uniéndose al igual que otros jóvenes irlandeses al ejercito de Austria. Bajo esta bandera participaría activamente en la Guerra de los Siete Años, hecho que le valió el reconocimiento y un pronto ascenso. Alcanzó el grado de coronel, tras luchar en suelo italiano. Unos años más tarde, en 1761, se une al ejército español, en el marco de la guerra con Portugal.  A partir de entonces trabajaría exclusivamente para el gobierno español.

O’Reilly y la España colonial

Un año después de unirse al ejército, O’Reilly sacaría a relucir sus grandes dotes estratégicos escribiendo un informe en el que hablaba sobre la perdida La Habana y sus ideas para mejorar la defensa de las colonias. Este le valió el reconocimiento de los altos mandos, siendo destinado casi de inmediato a Cuba. Una vez allí y a cargo de un destacado grupo de militares, O’Reilly, lograría en cuestión de tiempo recuperar La Cabaña. Por su destacada actuación fue nombrado mariscal en 1765.

Al mismo tiempo fue destinado a Puerto Rico con la misión de crear un ejército leal a España, el cual garantizaría la protección de la colonia. O’Reilly se destacó nuevamente al mando, con disciplina y mano firme creo un ejército fuerte, leal y capacitado, el cual le valió ser recordado como el padre de la milicia puertorriqueña. Se encargó además de reformar las fortificaciones ubicadas en la capital y de ampliar el fortín de San Felipe del Morro. A finales de esa misma década, en 1769, Carlos III le encargó recuperar el control de la colonia en Luisiana, tomada entonces por los colonos franceses.

En agosto de ese mismo año llegó a Nueva Orleans, castigo a los rebeldes franceses y recobro el control del territorio, ganándose entretanto el título de “El Sangriento”. Una vez nombrado gobernador de la colonia de Luisiana, promulgó Ley Fundamental de Luisiana o Código O’Reilly, el cual estuvo vigente hasta la caída del dominio español. Este se ocupaba de los derechos y deberes de los colonos, así como de los tramites y otros procesos administrativos.

Ahora bien, la severidad con la que gobernó el territorio le valió la animadversión de la población, por lo que, en 1770, fue relevado del puesto por órdenes de Carlos III. Regreso inmediatamente a España, donde el monarca nuevamente le encarga el reclutamiento y entrenamiento de un ejército, esta vez para conquistar las plazas en el norte de África. No obstante, su plan fue todo un fracaso, siendo descubierto por los sultanes argelinos. Aunque consiguió tomar Argel, cayo más tarde, teniendo que regresar con algunos pocos hombres a España. El fracaso esta misión casi le cuesta su carrera. Fue entonces nombrado Capitán General de Andalucía; se encargó de la defensa de la Bahía de Cádiz y la construcción de las murallas de Puerta de Tierra y de San Carlos, siendo recompensado más tarde con el título de Conde.

Muerte

Finalmente encontraría la muerte, tras ser nombrado comandante en la misión de recuperación del Rosellón, por Carlos IV. O’Reilly, falleció mientras se movilizaba hacia Rosellón, el 23 de marzo de 1794. Tenía 70 años.

Continúa leyendo

Escritores

Celebridades

Destacadas

Nuestros partners recogerán datos y usarán cookies para ofrecerle anuncios personalizados y medir el rendimiento.    Más información
Privacidad