Andrés Pastrana Arango

Biografía de Andrés Pastrana
Presidencia de Colombia

Biografía de Andrés Pastrana Arango

Andrés Pastrana Arango nació en Bogotá el 17 de agosto de 1954. Es hijo del ex presidente Misael Pastrana Borrero que fue dirigente del país durante 1970 hasta 1974. Así como su padre, es un político colombiano y fue presidente de la República entre 1998 y 2002, representante del partido conservador (la misma tendencia política de su padre).

Sus estudios comenzaron en el colegio San Carlos de Bogotá y se graduó como doctor en leyes en 1977 en el Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario (Bogotá), pero también amplió sus estudios a derecho internacional en la Universidad de Harvard.

Antes de iniciar su carrera política empezó su carrera literaria puesto que se inició en el mundo del periodismo televisivo en el cual ganó premios como Rey de España, premio Nacional del Círculo de Periodista de Bogotá y premio Simón Bolívar.

En enero de 1988 fue secuestrado por “Los extraditables”, el grupo narcotraficante que puso en peligro a la sociedad colombiana, lo tuvieron cautivo durante siete días hasta su rescate por la fuerza armada en el municipio de El retiro, Antioquia. Al parecer el motivo era presionar al entonces presidente Virgilio Barco para que no aceptara los tratados de extradición.

Su carrera política comenzó en 1988 cuando se convirtió en el primer alcalde de Bogotá elegido por votación popular y no nombrado por otros, en 1990 creó el movimiento Nueva Fuerza Democrática que buscaba renovar el partido Conservador, por ese lado ganó su puesto como senador. Se presentó en 1994 en los comicios presidenciales, pero ganó Ernesto Samper, era 1994. Justo después de perder acusó a Samper de financiar su campaña presidencial con dinero del cártel de Cali con ayuda de unas cintas (conocidas como narco casetes) que había llegado a sus manos, según él, de manera anónima. Eso no solo puso en la mira toda la campaña de Samper sino la de Pastrana y así desapareció del panorama político hasta 1998 donde ganó con el 51% de los votos frente a Horacio Serpa, así finalizaron doce años de presidentes liberales consecutivos.

Su periodo presidencial se caracterizó por su interés hacía un diálogo con la guerrilla. Le prometió al pueblo colombiano llegar a la paz y «si fuera necesario, a sentarse a negociar en persona con los líderes de la guerrilla». Además de frenar la corrupción política y afianzar la economía para combatir el narcotráfico. Para esto último puso en marcha el Plan Colombia que intentaba recuperar zonas dedicadas al cultivo de coca y amapola que se llevó a cabo con el apoyo de EE.UU.

Para la primera promesa despejó, como acto de buena fe para un buen proceso de paz, una zona de 42.000 km cuadrados, en los departamentos de Meta y Caquetá. Muchos lo vieron como un signo de debilidad por parte del Estado, aunque Andrés Pastrana lo veía como una forma de crear confianza mutua. El proceso duro tres años, pero no se avanzó en lo absoluto en materia de paz y en las reformas que se querían lograr. Se dice que la violencia incrementó pues “se multiplicaron los secuestros (más de 3.600 en 2000, la mayor parte cometidos por las FARC y el ELN) y se intensificó el reclutamiento masivo de niños y la destrucción de infraestructuras”.

El desencanto por el proceso y la percepción pública del mismo, fortaleció a los grupos paramilitares que se denominaban Autodefensas Unidas de Colombia (AUC). Eran grupos que combatían con los guerrilleros por el control de las zonas donde se cultivaba drogas, pero no se tomaba en serio pues era considerado un mal menor o que ayudaba al estado en su pelea con la guerrilla y el narcotráfico. Por todo lo anterior fue una de las épocas más duras para los colombianos pues parecía que nunca iba a mermar la sangre derramada.

Así pasó el periodo como presidente electo dejando un mal sabor de boca puesto que no se sentía mejoría a nivel social, aunque sí hubo en materia económica pues no se dejó tomar fuerza a la crisis que se avecinaba. Aun así, la gran mayoría estaba descontento con el proceso de paz y después del asesinato de la Ministra de Cultura, Consuelo Araujo Noguera, conocida como «La Cacica», Andrés Pastrana tuvo que suspender de manera definitiva el proceso y ordenar recuperar la zona de despeje en el 2002. Así acabo su tiempo como presidente pues ese mismo año se hicieron votaciones y ganó Álvaro Uribe, el disidente liberal.

Durante el gobierno de Uribe, Andrés Pastrana fue nombrado embajador en Washington en 2005. Después volvió a ocupar un papel activo en el Partido Conservador y fue muy crítico al gobierno de Uribe por la forma como trató la crisis con Venezuela y el proceso de paz con los grupos paramilitares. Hoy en día muchos de sus colaboradores en su gobierno hacen parte del gobierno de Juan Manuel Santos, que fue Ministro durante su gobierno y es parte de la Unidad Nacional, aunque también fue muy crítico con Andrés Felipe Arias por su relación con Santos y el partido.

To Top